martes, 5 de agosto de 2008

SE BUSCA…

Un alma abierta de par en par, con sus brazos dispuestos para abrazar y calmar este frío que deja la soledad y sentir la protección que suele necesitar un corazón, que tiene sed de ternura y hambre de amor.

Unos oídos que escuchen sin juzgar, que me den la oportunidad de expresar y liberar todo aquello que se hace nudo en mí y busca con ansias desprenderse de mis pensamientos, muy lejos volar, para que no vuelva tristeza sentir y mis heridas se logren sanar…

Una palabra que me ilumine cuando más me siento en oscuridad, una frase que me sostenga cuando creo no poder dar un paso más, una mirada o un gesto que logre mi vida salvar…

Un corazón que sepa pronunciar los te quieros y te amos que ansío más que escuchar, sentir en lo más profundo de mi alma para que mis vacíos se llenen y no me duela más experimentar la soledad…

Unos ojos que logren ver más allá, que no se queden con las apariencias, y puedan contemplar la belleza que he cultivado en mi interior con las ganas inmensas de que algún día alguien la sepa valorar.

Una mano que sostenga la mía, para que no se sienta perdida; un abrazo que calme mi miedo y me haga sentir protegida…

Un instante de ternura, detalles que logren hacerme sentir parte un sentimiento que surge por lo que puedo inspirar, desde todo lo que quiero ofrecer y tantas cosas más que ansío se puedan descubrir y rescatar…

Un ser que me sepa entender, sin que me toque hacer demasiado esfuerzo por demostrar o agradar, ni mucho menos por intentar manifestar todo eso que con ansias he de buscar…

Se buscan, tantas cosas que muy pocos logran imaginar, porque no perciben lo que mi alma necesita e intenta aprender a expresar…

Se busca… y espero algún día poderlo encontrar, para sentir que todos mis sueños los pude hacer realidad…

Si alguien sabe dónde puedo encontrarlo, muéstreme el camino y como recompensa le regalaré mi oración y le diré desde el fondo de mi corazón: GRACIAS QUERIDO AMIGO…


1 comentario:

juliana gomezcordero dijo...

Querida Kary, las palabras de Marta son una dulce melodía de amor fraternal que yo comparto y apruebo al sentir lo mismo que ella y que tú te mereces por tu bondad, tu grandeza espiriual y tu"Alma Gigante" sin fronteras.
Admiro tus espontaneas reflexiones expresando tu sentir y dejando ver tu mundo interior.¡Adelante que vales mucho!