jueves, 28 de agosto de 2008

EL MILAGRO DE LA AMISTAD

Porque en los momento de mayor oscuridad, sintiendo miedo, vacío y soledad; nuestra amistad ha sido siempre esa luz, que aparece como arcoíris en medio de la más dura tempestad…

Y ahí cuando más quebrantado se ha sentido el corazón, siempre ha encontrado en ti o en mi, la palabra oportuna, el abrazo cálido, el descanso pleno y fortalecedor que permite que se sane la herida y se recupere la ilusión…

Poco a poco, sin darnos cuenta, sabemos que ya no puede vencernos cualquier dolor, si guardamos en nuestro corazón, suficiente amor para entregar, en grandes dosis capaces de sanar, de hacer cualquier milagro y salvar…

Confiamos plenamente que al caer o tropezar, tenemos una mano que nos ayuda a levantar, brazos fuertes que nos sostienen y no nos dejan desfallecer ni claudicar; y un sentimiento pleno que nos renueva y nos impulsa a no rendirnos, sino continuar…

Sentimos total seguridad que en cada una de nuestras almas existe el mayor refugio para descansar; y cuando aparece alguna dificultad, nos colocamos las alas, nos transformamos en ángeles que hacen milagros de amor y amistad…

Por eso, cuando algo nos duele o nos hace mal, no vacilamos que camino tomar; sabemos que en este sentimientos que nos une nos podemos refugiar, expresar lo que se siente, sin temor a los juicios ni a la traición, sino confiando en que encontraremos toda esa comprensión que nos permite despojarnos de lo que pesa y hiere, encontrando la sanación…

Todo se hace más liviano, porque entre dos lo cargamos; así mismo se desvanece cualquier opresión cuando brotan libremente las lágrimas que limpian y sanan nuestro corazón; ya hemos aprendido a decir bendito seas dolor, porque en los momentos de mayor dificultad es cuando logramos contemplar y experimentar, la grandeza y fidelidad que nos une y no nos deja claudicar.

Ya no nos preguntamos ¿Dónde está Dios? sabemos que en ti y en mí lo podemos encontrar, El nos anima y fortalece en lo momentos de mayor dificultad, estrechando más los lazos que nos unen de fraternidad… hablando a través de esas palabras que pronunciamos desde el alma, para aconsejar; ofreciendo en el abrazo su fuerza y seguridad… Hoy solo se que los Milagros son posibles desde la amistad; que cualquier cosa se puede superar si entre dos se ha de sobrellevar; ya la distancia y la separación no nos causan ningún temor, porque en el Mispa tenemos la más hermosa bendición… VTV...

No hay comentarios.: