sábado, 12 de julio de 2008

¿QUE ES LO QUE CAMBIA?...

¿Qué es lo que cambia?... Me pregunté un día, cuando revisando en mi interior, percibí que ya no era igual lo que en mí había y sentía, no se cómo, pero todo cambió… Miro a mi alrededor y parece que cada cosa está en su mismo lugar, cambia aquello que alguien ha movido, solo el tiempo es el que ha de pasar, trayendo consigo el olvido, dejando rastros de polvo y deterioro como su mayor prueba de tantas cosas que sin darnos cuenta han de cambiar…

¿Qué es lo que cambia?... más allá de la apariencia que se modifica no solo por los años que llegan o por la moda que envuelve; cambia el pensar y el sentir por lo que se vive o se deja de vivir…

¿Qué es lo que cambia?... cambia la semilla cuando al morir a sí misma se transformó; cambia la flor cuando se riega o no; cambia el agua cuando se acomoda, no se mueve y al estancarse se atrofia, pierde su magia y valor; cambia un corazón de acuerdo al sentimiento que posee, si le da paz o le causa decepción o dolor…

¿Qué es lo que cambia?... cambia aquello que se alimenta o se descuida; cambia lo que mantienes limpio y sano, o por el contrario, pasas de largo y haces como que no te importó… cambia la madera que golpeas, el vidrio que sometes al calor, cambia todo cambia, porque alguien de alguna forma, con acciones o con olvido, la cambió.

¿Qué es lo que cambia?... ¿por qué sentimos que de repente todo cambio?... cambia el alma cuando se siente vacía y busca calor; cambia la relación cuando no hubo detalles ni conexión; cambia lo que tus manos modifican, cambia aquello a lo que le pones o no le pones corazón…

¿Qué es lo que cambia?... sea lo que sea que cambie, no le echemos la culpa a Dios; somos responsables de aquello que se nos confío, nuestra vida, un amor, la amistad, la naturaleza, la familia y hasta más; lo que hagamos o dejemos de hacer, influirán demasiado en cada cambio que al compás del tiempo se dio; hay cosas que no cambian solas, cambian porque alguno sin darse cuenta las cambio…Cambia lo que creímos que nunca cambiaría y nos confiamos porque nos acostumbramos a que ahí siempre estaría; cambia lo que llamamos suerte, pero que en realidad es fruto de nuestro esfuerzo y trabajo; cambia la realidad según los lentes con la cual la veamos; cambia o no cambia nuestra vida de acuerdo a como la vivamos…

¿Qué es lo que cambia? Muchas cosas cambian, seamos como el barro dócil que se deja modelar por el amor de Dios; así todo cambiará y será mucho mejor… Haz que todo cambie para bien, que se renueve cada día tu corazón, llénalo de paz, sigue soñando, no te olvides de lo que en nuestras manos nos ha puesto Dios; esas personas que encuentras en el camino, mientras estén ahí, no permitas que nada cambie, que se alejen ni experimentes que las perdiste porque algo cambió.

1 comentario:

Marta Pizzo dijo...

Gracias amiga querida por entregarme tus pensamientos que siempre son un cálido mimo para el Alma. Besos, Marta
www.puertopalabras.blogspot.com