miércoles, 25 de junio de 2008

UN POQUITO MÁS...

Cuando pienso en aquello que nos hace diferente a los demás, inmediatamente llego a una conclusión:
“Simplemente tenemos que esforzarnos un poquito más”…

De niños al querer encender la luz, abrir una puerta o tomar algún juguete; no podemos hacerlo tan fácilmente como los otros chiquillos de nuestra edad, ellos solo estiran su brazo y lo pueden alcanzar; nosotros tenemos que rodar una silla, subirnos en ella, esforzarnos un poquito más.

A la hora de correr, de subir una escalera, al querer sentarnos en el pupitre de la escuela, aún en el momento de caminar; quizás no lo hacemos con la misma agilidad, pero nada es imposible para nosotros, simplemente tenemos que esforzarnos un poquito más.

No podemos ir tan de prisa como otros lo hacen; pero damos pasos cortos con pisadas firmes que dejan huellas imposibles de borrar… y mientras otros quieren crecer tan alto y las estrellas poder tocar, nosotros descubrimos que desde abajo la grandeza y belleza del cielo, mejor se puede apreciar..

En la calle ya siendo adultos, inmersos en una sociedad que coloca todo tan en alto que ni ellos mismos lo pueden alcanzar; todo parece más difícil para nosotros, manejar un ascensor, utilizar un cajero, hacer una llamada en un teléfono público, comprar un boleto en la taquilla, subir al autobús sin ningún riesgo, cruzar la calle, o pasar desapercibido sin recibir las miradas y las risas de los demás… estos pequeños obstáculos de nuestra vida cotidiana, se convierten en retos que más que debilitarnos nos fortalecen, porque requiere que para sobrellevarlos y superarlos, nos esforcemos un poquito más…

Y cuando buscamos un empleo, o que se nos de otra oportunidad, a simple vista es difícil que otros crean en lo que somos capaces de realizar, es necesario sacar todas nuestras fuerzas internas, esforzarnos un poquito más, para poder hacer que los demás más que nuestra apariencia pequeña, logren ver la grandeza y fortaleza que posemos y nos ayuda a hacer posible aún las cosas que parece imposibles de realizar.

En esos pequeños esfuerzos extras que surgen en nuestro diario vivir, y que no son comunes en la vida de los que se llaman a sí mismo normal, ahí se esconde el secreto de nuestra mayor fortaleza, porque estamos en una constante lucha de alcanzar por sí mismos lo que queremos, aún las cosas más pequeñas y sencillas para otros, en nosotros se convierten en grandes retos que nos enseñan a luchar, sin rendirnos en el intento, siendo capaces de asumir cualquier otra dificultad, porque hemos hecho de nuestra vida un constante juego, en el cual todo se torna ante nosotros como un sueño, que si nos esforzamos un poquito más por ello, lo podremos perpetrar.

Por todo eso no creemos en los imposibles, no renunciamos ante los obstáculos y caídas, sabemos siempre intentarlo de nuevo, esforzarnos un poquito más… construimos nuestro vivir en grandes sueños que se hacen posibles de alcanzar, desde las cosas más pequeñitas que somos capaces de realizar… esta grandeza y fortaleza interior, también nos hace diferente a los demás… eh ahí la perfección de Dios en nosotros, y el toque de su amor que en cada una de sus criaturas sabe dejar.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

ESTAS REFLEXIONES DE LA VIDA DIARIA ME HAN LLEGADO A LO MAS PROFUNDO DE MI ALMA... Y EH RESCATADO EL ANIMO QUE NESECITABA PARA INTENTARLO DE NUEVO, Y ESFORZARME UN POQUITO MAS.lA VIDA ES DIFICIL PARA MUCHOS Y MAS FACIL PARA OTROS LO QUE HAY ES QUE ACEPTARLA.cARA QUIEN TIENE SU PROPIA VERSION DE LA VERDAD Y PO ELLO ES DIFICIL LLEGAR A UNA CONCLUCION SOBRE LA VERDAD MAS COMPLETA.

mujer y amor al desnudo dijo...

Con gran sinceridad te digo que es realmente lindo lo que has escrito, tienes toda la razon ,y te entiendo ,pero aun asi creo que nadie es perfecto y que todos en algo somos pequenos y tambien debemos sacar fuerzas para superar dificultades...tu sonrisa es la mas grande que habia visto en mucho tiempo , gracias.

mujer y amor al desnudo

Kary dijo...

Gracias a amb@s por sus palabras, o visitarme y abrir el corazon en este espacio...

Es lindo sentir que mis letras que nacen desde mi pensar, sentir y vivir, pueden dar luz a otros...

Les brindo mi amistad,cuando deseen me escriben y con cariño les respondo...

Un abrazo desde Colombia