lunes, 5 de mayo de 2008

HACES TANTO POR MI Y NO TE DAS CUENTA…

Porque cuando me he sentido triste y sin fuerzas, creyendo no poder levantarme y dar un paso más; el pensar en ti y en nuestra amistad, me alza como por arte de magia y me habla aún sin voz a los oídos de mi alma, diciéndome que no me rinda ni pierda la calma, que mi lucha te ha de impulsar en tus momentos de dificultad…
Y ahí en esos tiempos de oscuridad, en los que el ser humano suele sentir que a su lado no hay nadie más; recuerdo cada soplo compartido, los instantes que hemos vivido, y tu existir se convierte en una luz que me muestra la salida para escapar de la soledad y volver a retomar mi camino.

Haces tanto por mí y no te das cuenta, me alimentas con cada sonrisa que de ti recibo, me haces sentir grande cuando percibo que recibes con los brazos abiertos lo que te doy y lo que te digo; todo ello me lleva a experimentar, que lo que sale de mí genera vida en otros, produce sentimientos, pensamientos y acciones inundados de fertilidad.

En la vida se enfrentan instantes que nos hacen perderle a todo sentido, cuando tropezamos y nos quebramos, al elegir el actuar o el paso equivocado, cuando existen presiones, situaciones, palabras que se acumulan, se convierten en espinas que nos causan heridas, o en peso que nos agota o nos derrumba…. Es ahí cuando sin darte cuenta, haces demasiado por mí; porque al rebuscar dentro de mí, lo que le da sentido y alegría a mi existir, aparecen tus palabras, los renglones que en el libro de mi vida has escrito, las cosas que compartimos, tus imágenes conmigo, el abrazo, el oído, las palabras intercambiadas, todo aquello de ti que es viatico para el camino.

Haces tanto por mí y no te das cuenta, he ahí lo más noble, puro y verdadero de esto que sin darnos cuenta hemos construido, tan fuerte que sostiene sin brazos, tan poderoso que reanima e impulsa para no perder el paso; tan grande que me abraza y me da abrigo cuando la soledad me hace temblar de miedo y de frío…
Haces tanto por mí y no te das cuenta, inspiras y animas, dibujas en mi rostro sonrisas y enciendes mi mirada, porque sin darte cuenta, tu me salvas, le das sentido y razón de ser a mi vida…

Haces tanto por mí y le pido al Amigazo me permita hacer mucho más por ti. Te quiero demasiado... MISPA...

No hay comentarios.: