domingo, 20 de enero de 2008

INVISIBLES

Invisibles hay por todos lados sentimientos callados que nunca han sido expresados no saben como salir y aún no los han descubierto ni liberado.

Invisibles los héroes que han actuado sin que presencien sus obras y milagros, quizás más grandes y sorprendentes de las que otros al mundo han gritado.
Invisibles hay muchos que oran en la intimidad de su habitación, piden por la humanidad entera, por los que otros rezan y por aquellos que están olvidados y nadie rezó.
Invisibles hay miles de personas que trabajaban casi sin remuneración ni descanso; construyen, reparan, limpian, ordenan, siembran, cultivan, se desgastan sin que casi nadie les haga caso, ni se acuerden que existen o se den cuenta de todo lo que en silencio han dado.

Invisibles los miedos que seres humanos han callado, así como muchos sueños que no se han realizado, amores no correspondidos, valores ocultos dentro del alma que nunca han sido percibidos, ni detectados.
Hay riquezas invisibles, en lo más profundo del ser, que muy bien se han guardado, algunas temen darse a conocer, otras simplemente las han ignorado, pasan mucho tiempo en la espera de que puedan ser vistas y encontradas, temen morir en el olvido, sin realmente haber vivido.

Invisibles hay esposos, padres, madres, abuelos, hijos, hermanos que se sienten olvidados y relegados por sus seres más cercanos y amados; experimentan el enorme vacío que se agranda por la falta de detalles y demostraciones de afecto o cariño, que son siempre muy necesarios, para sentirse vivos, queridos y valorados.
Invisibles las luchas internas que muchos han batallado, lágrimas silenciosas, heridas escondidas, fantasmas de la vida que sin que otros se den cuenta al alma han atormentado.
Invisibles muchas verdades que se han callado, algunas se van a la tumba sin ser proclamadas y se llevan esos misterios que en la oscuridad tejieron sin haber sido aclarados.

Quizás muchas veces en silencio, has experimentado lo que es sentirse invisible, en tu familia, trabajo o en los ambientes en que has crecido o estado; viviendo en carne propia lo que es ser ignorado, sin que se vea la belleza de la cual Dios te ha dotado.

Recuerda esta gran verdad “Solo se ve con el corazón, lo esencial es invisible a los ojos”…

1 comentario:

Todo-a-un-leru dijo...

Eso héroes invisibles... yo conozco a algunos... ellos son el verdadero ejemplo a seguir, mucho más héroes que los "visibles".
Ros@.