miércoles, 28 de noviembre de 2007

ES NECESARIO SOLTAR...




La vida suele ser un constante aprender agarrar y soltar; desde el primer instante en que aferrados al vientre de nuestra Madre, nos toca reventar el cordón umbilical, para poder nacer. Duele pero se hace necesario soltar para crecer.

Abrazamos el oso o la muñeca para no tener miedo al dormir; apretamos con fuerza la mano de papá o mamá para que nada malo nos vaya a pasar; hacemos de nuestros amigos y amigas cómplices indispensables de los que nunca nos queremos alejar… pero tarde que temprano es necesario soltar, para continuar el camino y seguir cultivando en cada paso que damos, la amistad.

Pero quizás lo más doloroso de soltar es a la persona que más hemos sabido amar, esa con la que soñamos un día, el resto de nuestra vida pasar. A veces agarramos tan fuertemente algo, que no se nos escapó antes por tenerlo amarrado, y en ese desgaste de fuerzas por no querer perderlo, tal vez en el fondo nunca lo tuvimos, no fue real y mucho menos fue nuestro.

Si al soltar nos damos cuenta que el sentimiento y la persona siguen ahí, es porque no es necesario atar ni obligar; los lazos que los unen aunque no se ven, son fuertes y maduros y nada ni nadie los podrá quebrantar. Por eso abre tu mano, suelta y date cuenta que tal vez desgastaste tus fuerzas en vano porque no tenías nada agarrado; por eso experimentabas vacío y soledad en aquello que creías poseer y pensaste todo el tiempo, era de verdad.

Es difícil y nos hace llorar el aprender a soltar; es un proceso que no solo nos hace crecer y madurar; sino que es necesario para sanar y estar seguro de los sentimientos reales y las personas que por siempre a nuestro lado han estado y estarán.

Nos llena de temor la decisión de soltar lo que más amamos y por siempre queremos conservar; a veces preferimos aferrarnos a ello, aunque en el fondo exista el miedo de no tener nada agarrado, solo la ilusión de un sentimiento que añoramos, que quizás alguna vez existió, pero que con el tiempo y la distancia o tal vez por la rutina se deterioró, y nos es muy doloroso aceptar que no existe, por eso apretamos con fuerza nuestras manos para no soltar y darnos cuenta que ya no existe más.

No podemos vivir apegados o aferrados, la vida es un constante soltar y dejar en libertad… de este modo lo que es real es lo que siempre permanecerá.

domingo, 25 de noviembre de 2007

domingo, 18 de noviembre de 2007

TAMBIEN EXISTEN LOS ANGELES...

A lo largo de la vida, mientras luchamos por vencer esos monstruos que aparecen y desaparecen, se despiertan y se duermen, seconvierten en un segundo en enemigos o amigos, nos atan o nos seducen para que nos aferremos a ellos. Sorteamos cada día diferentes batallas campales, entre nuestra razón y corazón, entre el pasado, presente y futuro; lo real e irreal, sin saber muchas veces cuando hemos vencido o fracasado, porque así como un día podemos sentirnos con fuerza, otro día posiblemente nos sentimos derrotados, o si hoy reímos, mañana quizás lloramos…

En cada uno de los capítulos de la vida que vamos escribiendo con tan solo vivir, aparecen también ángeles que nos toman de la mano para ayudarnos a vencer nuestros monstruos, cada uno de ellos cumpleen su tiempo una misión especial, todos tienen su momento, dejan en nosotros su huella, reparar nuestro vida, la llenan de luz, la renuevan y luego vuelven a volar. Acaso no has pensado nunca en ellos? Has hecho memoria de los ángeles que has conocido y que han querido darte lo mejor de si mismos, para que sientas que puedes ser feliz y que has vencido?... un ángel es ese ser que te hizo sonreír, te devolvió lo que creías perdido, reparó lo que había roto en ti, o te supo escuchar; esa otra persona que te dio una palabra oportuna, puso luz en tu camino,o aquel que quizás ahuyento de tu lado la soledad… Ese que te inspiró, te iluminó en algo, te hizo sentir cosas lindas, o aquella persona que te ofreció su corazón para que pudieras confiar y reposar; esa personita que estuvo siempre ahí cuando los demás se fueron, esa que adivinó lo que necesitabas aún sin que tuvieras que pedirlo, esa nunca te juzgó ni condenó por lo que vio o escuchó,simplemente te aconsejó, te respetó, te enseñó a descubrir, contemplar, disfrutar y valorar… esas personitas que muchas veces han pasado desapercibidas, son muchos de los angelitos que el Amigazo nos ha sabido regalar.
Existen ángeles que nos fabrican sueños y nos enseñan a como poderlos realizar, otros que nos contagian de ese algo que tienen de especial… algunos quizás solo aparecen por un instante, hacen su obra y se van; otros duran más tiempo, sin que nos demos cuenta de lo que aportan, porque saben que en silencio, lo que se da, vale más… están aquellos que nos bendijeron, hicieron algo por nosotros, y no nos dimos cuenta; solo sabemos que por alguna razón extraña, nuestro corazón en determinado momento sintió paz. Hay ángeles que quisiéramos tener toda la vida, pero muchos de ellos solo pasan, cumplen su misión, escriben su renglón en nuestra historia y siguen por el mundo, dando testimonio de que existe un Dios que es amor y nunca nos ha de abandonar. Esos ángeles vienen vestidos de Maestros, amigos, de algún familiar o de personas de las cuales olvidamos su rostro, no sabemos ni siquiera como se llaman, no tienen ninguna otra relación más que la de hacernos sentir en un instante que el Amigazo existe, nos ama y de mil formas nos lo quiere expresar.

Con esos ángeles, los monstruos que nos persiguen son más fáciles de dominar; porque entre dos la cruz es menos pesada, las cosas se ven diferente, la fuerza es mayor y logramos así ganarle la batalla a cualquier situación que nos toque enfrentar… Lo que no sabemos es que nosotros también podemos ser ángeles y se nos ha encomendado una misión especial… es hora de descubrirla y hacerla realidad.
¡ GRACIAS POR SER MI ANGEL!

LUCHANDO CONTRA NUESTROS MONSTRUOS...

"EL sueño de la razón produce monstruos... Goya"

En nuestra lucha por ser feliz, experimentar paz interior y hacer realidad los sueños, es necesario enfrentar mil situaciones, momentos, personas, condiciones; cada una con su propio nombre, algunos reales, otros imaginarios, pero aparecen como monstruos que logran hacernos caer o tambalear, llenarnos de miedo, herirnos, atarnos de pies y manos y muchas veces hasta obligarnos a renunciar. Solemos ser como niños cuando nos ataca el miedo de intentar amar y ser amados, sobre todo si alguna vez lo hicimos y fuimos traicionados o perdimos a ese ser que tanto amamos; ahí se apoderade nosotros el monstruo del desamor, que aísla entre muros de hierro nuestro corazón y le hace perder la fe en el amor…


Y si nuestra infancia no fue fácil, si quizás no recibimos la ternura, ni fuimos alimentados de esos pequeños detalles que son los que nos dan fuerzas y nos hacen crecer seguros; ahí nos toma por sucuenta el monstruo de la desilusión; nada nos impresiona, nos dejamos arrastrar por el como veletas sin rumbo, perseguidos por un pasado, perdidos en el presente y atemorizados por el futuro.A quienes que experimentan enormes vacíos en su corazón, por ausencias, carencias o quizás porque no recibieron en su momento loque necesitó su corazón; son perseguidos muchas veces por el monstruo del Apego y la dependencia, que le hace sentir necesidad de amor, se aferran a todo, carece de autoestima, no logran descubrir sus propios valores y son o dejan de ser según lo que suceda, o lo que otros decidan, son víctimas de la manipulación y se convierten en esclavos de los sentimientos, porque les hace falta valor para darse su lugar, hacer valer su dignidad, decir si o decir no.


Y en esa inseguridad, aparece el monstruo del egoísmo y la falsa vanidad, que obliga a la persona a querer que el mundo gire en torno suyo y poderlo todo acaparar, siembra la envidia, impulsa a la crítica e inconformidad, hace despertar los celos, y el deseo de poseerlo todo con exclusividad. Para vencerlo es necesario aprendera ser sencillos, luchar por no apretar demasiado, sino más bien dejar libre y soltar, no vivir programados, sino ser mas espontáneos, ser humildes y saber darlo todo sin nada esperar.


Ante los retos y sueños, o cuando hay que tomar decisiones, cuando queremos darnos permiso de experimentar nuevas sensaciones y darnos otra oportunidad, surge el monstruo más grande, el llamado Temor…viene disfrazado de mil formas, nos hace zancadillas cuando se dacuenta que estamos dando pasos, se mete en nuestros pensamientos, nos habla a toda hora diciéndonos que no lo intentemos, que lo únic oque obtendremos será tristeza, decepciones y fracaso… este y todos los monstruos los podemos vencer por sobre todas las cosas con la Fe, primero en el Amigazo, después en nosotros mismos y también en los demás; aunque los monstruos pretendan robarnos nuestras ilusiones, no dejemos que nos arrebaten la paz interior, ni la esperanza, ni mucho menos esa fuerza que nos hace despertar cada día con la certeza de que si luchamos por ellos, los sueños, los podremos hacer realidad y en ese caminar poder ser feliz de verdad. Estos monstruos no son reales, existen en nuestra imaginación, nosotros los creamos y solo nosotros mismos somos los que podemos derrotarlos.


¿Cuáles de estos monstruos te persiguen? ¿Cuáles te falta por vencery superar?

NO SE PUEDE VER…

No son ciegos aquellos que viven físicamente en oscuridad; existenhombres y mujeres que aún teniendo los ojos bien abiertos, no logran ver lo esencial. Nos contentamos con mirar, admirar y criticar loque a simple vista vemos; pero es casi imposible contemplar más alláde la forma y descubrir lo que realmente muy en el fondo se ha de alojar. Preferimos la obra terminada, disfrutar o desechar, alabar otachar aquello que de nosotros no ha requerido mayor esfuerzo; nosquedamos con los resultados y nos volvemos implacables en el juicio que emitimos; ignorando todo el proceso y la lucha que se dio para obtener o lograr eso a lo que ahora se nos hace testigos.

No se puede ver el dolor de la semilla que sumergida en su podredumbre y soledad, se inmola a sí misma para que al morir grandesfrutos pueda dar; no se sabe muchas veces quién la sembró y la cuidó; al final solo vemos el frondoso árbol que de tanto esfuerzo y sacrificio surgió. No se puede ver el trabajo de aquel que construye en silencio la obra que al final ya terminada otro mostró; ni la dedicación y sencillez del que limpia y recoge lo de aquellos que en su prepotencia han ensuciado y tirado; y repara con amor callado lo que ha sido destrozado.


No se puede ver el sacrificio de los padres y maestros que pasan noches y horas enteras donándose y moldeándose para dar siempre de sí mismo lo mejor; somos injustos y egoístas al no valorar aquello que sin pedirnos nada a cambio en su vocación y esencia humana, cada uno de ellos sin reservas entregó. No se puede ver el amor puro y verdadero, que por prudencia o por miedo el corazón cayó, o fue expresado con los más pequeños y tiernos detalles que el otro no interpretó ni correspondió.

No se puede ver el dolor del pasado que sigue torturando ahí donde seha escondido para intentar no recordarlo; el miedo ni los sentimientos que prefieren esconderse para no ser heridos nicriticados; no se puede ver el valor y la esencia de muchas almas queoptan por disfrazarse y aparentar para poder encajar dentro de una sociedad que solo se queda con aquello que se puede mostrar, ni latristeza que otros han causado, los vacíos y la soledad de tantas personas que sueñan y esperan sentirse amadas para poder continuar;no se puede ver de donde vienen actitudes y reacciones que surgen demuchas tensiones que prefieren ser olvidadas para no ser señaladas ymal juzgadas.


No se puede ver la presencia de Dios, ni el inmenso amor que nos da,en medio de tanto dolor y rencor, vanidad y desamor que el mundo hade expresar; no se puede ver lo que es realmente esencial porquev amos distraídos por el mundo, y cuando por fin abramos los ojos del alma, quizás sea muy tarde porque no pudimos ver el tiempo que pasó veloz y logró escaparse de nuestras manos para no volver atrás, y talvez solo digamos: Si lo hubiera visto antes, muchas cosas se hubieran transformado…

Abramos los ojos, a lo mejor aún estamos a tiempo de ver todo aquelloa lo que hemos sido ciegos y hemos ignorado.

domingo, 11 de noviembre de 2007

A MIS AMIGAS DE LA INFANCIA…

Sus nombres se inmortalizaron en las primeras hojas del libro de mi vida, como aquellas compañeras de aventuras, forjadoras de sueños y cómplices de travesuras… De sus manos aprendí el verdadero significado de la amistad, por cada momento que compartimos, por tantas expresiones mutuas de cariño y sobre todo pruebas de fidelidad.

Gracias a cada una de ustedes puedo decir, que ese fue el mejor de los capítulos que he vivido; porque siempre vieron más allá de mi apariencia, confiaron y creyeron en mí, me valoraron tal y como he sido. Imposible olvidar los juegos que teníamos, correr, saltar, patinar, bailar, bañarnos en la lluvia, soñar con el grupo musical de moda, disfrazarnos, celebrar los cumpleaños, visitarnos, salir a pasear, compartir cada día del año y hasta más.

No se pueden borrar de la memoria, tantas historias fantásticas y de terror, de risa y de dolor, que nos inventábamos, pero sobre todo, tantos sueños que construimos y nos contamos. En la enfermedad, en la alegría y el dolor, ahí estábamos; hicimos pactos de amistad, de no olvidarnos jamás aunque el tiempo y la distancia intentarán con sus garras separarnos.

Y aunque ha pasado muchísimo tiempo y los caminos otros rumbos han tomado; aunque cada una ha ido escribiendo su historia, con nuevos personajes que le han dado sentido y la han recreado… Aunque quizás si nos encontramos por la calle sea difícil reconocernos, porque no nos hemos visto y nuestros rostros y apariencias han cambiado; nada de lo vivido y compartido en ellos años de la infancia, se ha borrado.

Ustedes me enseñaron a ser una buena amiga, con cada una aprendí realmente lo que es la amistad, de esas que no se pega de las cosas pequeñas para discutir y pelear, sino que sabe enfrentar y superar todo conflicto, solucionarlo con un te quiero y un abrazo sincero, que haga eterna esa relación, basada en el verdadero amor y la fidelidad. Para mí siempre serán lo mejor que en mi niñez he encontrado, las que hicieron de esos años los más felices que he vivido y los que me sirvieron de trampolín para lograr lo que he logrado y llegar hasta donde he llegado.

Hoy me siento feliz de haberlas reencontrado, porque son lo mejor que me ha pasado y aunque quizás transcurran otros 20, 25 o 30 años, sus nombres ya se han inmortalizado en mi vida, siempre serán mis amigas del alma, las que con su existir mi vida enriquecieron y adornaron…

Gracias por no olvidarse nunca de mí, así como jamás yo las he olvidado…

sábado, 10 de noviembre de 2007

QUE DIFICIL ES…

Qué difícil es, reparar un corazón roto, recuperar al amor que se ha perdido; aceptar que muchas cosas no volverán a ser igual, sanar después de haber herido.

Qué difícil es, levantarse cuando de lo más alto se ha caído, volver a creer después de una traición; abrir de nuevo las puertas cuando se cerraron porque alguien nos falló.

Qué difícil es, devolver el tiempo y recuperar el tiempo que se ha ido, recobrar lo que quedó siendo cenizas después de que el fuego lo pudo haber consumido, decir te perdono, cuando fue grande el dolor sentido.

Qué difícil es, darse una nueva oportunidad de volver a amar cuando por amor se ha sufrido, querer vivir cuando nos sentimos vencidos; soñar después de ver todos los intentos fallidos.

Qué difícil es, creer en Dios cuando más solos y olvidados nos sentimos; hablar desde dentro cuando realmente no nos sentimos escuchados; animarnos, cuando realmente estamos muy cansados.

Qué difícil es, levantarse cada mañana, cuando el día anterior fue complicado; estar como si nada, cuando por dentro estamos destrozados; expresar con palabras lo que en un nudo en la garganta tenemos atorado.

Qué difícil es, encontrar un buen amigo en los momentos en qué más lo necesitamos, dar una palabra de aliento a alguien que cree que todo es imposible y que es muy difícil de encontrar una solución después de tantas veces haberlo intentado y haberse equivocado.

Hay muchos momentos difíciles, muchas sensaciones que nos impiden creer en los milagros; pero todo es posible cuando en medio de todos esos imposibles, nos sentimos seguros de que Dios está con nosotros y su amor aún en la cruz y en la adversidad experimentamos.

Es cierto, todo eso es demasiado difícil, pero el amor verdadero hace milagros. No dejes de creer que algún dia lo encontrarás, de hecho ya lo tienes, porque el Amigazo nos ha amado tanto que su vida en la cruz por amor a nosotros quiso entregar.

lunes, 5 de noviembre de 2007

GRACIAS AMIGAZO POR LA CRUZ...

Un Mensajito que me envió mi amigo JOACO desde México y que aca em Colombia me ayudó a Traducir para todos ustedes VERO, Gracias a ambos...












A cada uno se nos ha dado nuestra propia cruz, a veces la creemos demasiado grande y pesada y decimos a Dios:


"SEÑOR ES MUY PESADA, POR FAVOR BAJALE O CORTALE UN POQUITO"...











Y empezamos a recortarla cada vez un poco más, queriendo sentir todo más cómodo y liviano, porque lo importante de esta Vida para muchos, es simplemente cogerla suave y pasarla bien...












Y no nos conformamos con nada, queremos todo aún más fácil, que no requiera ningún esfuerzo por parte nuestra, sino sentir que vamos sobre ruedas, de ah que nuestra oración sea:
"SEÑOR, POR FAVOR BAJALE O CORTALO UN POQUITO MAS Y SERE CAPAZ DE CUIDARLO Y HACERLO MEJOR, MUCHAS GRACIAS POR ESO DIOS"












Y llegamos ahi a donde es necesario Cruzar para Alcanzar lo que Dios nos ha prometido y usar LA CRUZ COMO PUENTE PARA PASARLO...










PERO ES MUY CORTO Y NO PODEMOS DESPUES LLEGAR HASTA EL LUGAR PLENO DONDE DIOS CON LOS BRAZOS ABIERTOS NOS ESTA ESPERANDO...

No soltemos la "cruz" que a veces nos toca vivir por diferentes situaciones Todo tiene un para qué y un porqué....... Dios nunca nos manda nada que no podamos soportar...no hay que rendirse y soltar los remos..... Tenemos la opción de ver esa cruz como algo que Dios nos manda para crecer en muchos aspectos y dejarnos grandes enseñanzas.
"Al hombre grande, lo hace el esfuerzo y no el privilegio."
(Desconozco su autor)