martes, 30 de octubre de 2007

JUGANDO CON FUEGO…

Atrayente y seductivo suele ser el fuego, que con sus llamas intensas envuelve a quien se encuentra y lo contempla, quizás porque busca calor, o porque su apariencia galante e imponente, causa admiración y atracción…

Se enciende fácilmente tan solo con el rozar, y llama al que lo mira, para que le intente tocar; parece inofensivo como un niño travieso que solo quiere jugar, pero se vuelve peligroso tanto que una sola chispa suya, puede todo arrasar.

Es buscado por aquellos que anhelan vivir con pasión y encontrar calor, o en quienes contemplando su apariencia multicolor, quieren romper con la rutina y descubrir en la danza de cada flama una aparente sana diversión. Suele ser entretenido contemplar tal show de cómo va tomando fuerza, cambiando de tamaño, haciéndose inofensivo o a veces agresivo, logrando cautivar a quien lo está observando y sin darse cuenta termina con el jugando.

Se aparece a diario por el camino disfrazado de hombre o mujer, amigo o conocido, momento o situación, propuesta o elección, que a simple vista parece que no hiciera daño, y que nos permitiera mantener el control. Viene camuflado de normalidad, donde ya no se sabe que cosas están bien o están mal; y así cualquiera se acerca primero por curiosidad, y ya cuando llega hasta ahí, no se puede apartar, porque todo parece ser más cálido y se siente comodidad.

Muchos creen que con intentar tocarlo o con él jugar, nada ha de pasar; solo sería una vez, o quizás otra más; da igual si nadie se da cuenta, un poco de calor a nadie le hace mal; pero se les olvida que una chispita de candela, fácilmente se propaga y todo puede incendiar; lo que quema el fuego, queda convertido en cenizas que el viento arrasa y por más que lo intentemos, después de incendiado nada no volverá a ser igual.

El fuego puede ser bendición o maldición, que ofrece luz, protección, calor y diversión; pero hay que tenerle respeto, guardarle distancia aunque intente conquistarnos con su belleza policromo o con aquello que nos ofrece para que nos sintamos mejor. Con el fuego no se juega, ni tampoco se le acerca aquello más valioso que guardamos como tesoro invaluable de nuestro corazón; porque sin darnos cuenta puede arrebatárnoslo y devorarlo, quedándonos sin nada, sin poder devolver el tiempo y recuperar, aquello que perdimos porque el peligro no prevenimos y no hicimos caso, de quienes muchas veces nos dijeron, ten mucho cuidado no desvíes tu paso del camino que Dios te ha elegido.

No arriesgues lo que ya tienes, no hagas cosas buenas que parezcan malas, ni cosas malas que parezcan buenas, es como jugar con la candela, que si te acercas mucho, te quemas.

domingo, 28 de octubre de 2007

Y DIJO DIOS: LOS BENDIGO CON LA LUNA...


No avisa, nadie la espera y silenciosa aparece la Luna, se hace presente y ofrece en silencio su luz en medio de la noche más oscura. Se convierte en la inspiración de músicos y poetas, en el sueño de aquellos que sienten que alcanzarla sería la más grande y sublime meta, en la compañía de aquel corazón solitario que va por el mundo queriendo hacer realidad el sueño de Dios y encuentra en la luz de la luna el aleteo de un ángel que lo acompaña en su camino hacía la realización.

A lo lejos se divisa quizás muy pequeña, para lo grande que es cuando realmente se descubre y se contempla, es ahí que quien la conoce de cerca aprende a quererla tanto, que quisiera descansar en ella, detener el tiempo para que la noche fuese eterna…

Cuando ríe se percibe su emisión más intensa y cuando llora lo hace en silencio, quizás nadie se da cuenta, pareciera como si lloviera y con rocío nutriera las almas que riega con lo que brota de su corazón de niña traviesa, y en todo ello se contempla la belleza y transparencia de su naturaleza. Así es la Luna, una cajita de sorpresas, brújula de marineros que sin ella pierden el rumbo y le temen a las tormentas; musa de cantantes, sueño de jóvenes que con solo mirarla se enamoran del amor, es también la mejor amiga y compañera, pero sobre todo es bendición de Dios.

Al comenzar la mañana, pareciera que se esconde para recuperar sus fuerzas; pero es ahí cuando trabaja más fuertemente, se nutre del amor de quienes estando a su lado le profesan, construye sus sueños y lucha por ellos, se prepara para hacer realidad en su vida el sueño de Dios, se coloca alas y se convierte en un ángel, se viste de niña, de joven o adulto según la ocasión; tiene un poco de todo, esa es su mayor fortaleza, porque en cada momento o lugar donde se encuentre, no se cruza de brazos, se entrega y da de sí lo mejor.

Prefiere no hablar nunca de números ni mezclas, no está entre sus prioridades la quimica ni las letras; su rostro resplandece cuando algún mensaje le llega, se llena de emociones con los más pequeños detalles que quienes inspirados por ella, le profesan... Así es la Luna, alegre y soñadora, con un corazón que sube y baja en cada emoción que se disfraza, en su tímida apariencia.

Dios satisfecho la contempla, se siente orgulloso de su creación, extiende su mano, la bendice y enciende a su lado una estrella para que juntas adornen el cielo y permanezcan siempre unidas de corazón. Es una alianza de amistad que será para siempre, porque ya tiene la bendición del Creador. MISPA

¡Gracias por existir!

CUANDO LAS COSAS NO DAN PARA MAS…

Hay momentos en la vida en que las cosas parecieran que no dan para más; se experimenta el dolor más grande, se siente la más profunda soledad, ya los ojos creen no poder encontrar una luz en el camino, se acaban las fuerzas, se aumenta el cansancio y no sabemos qué más hacer, a dónde ir ni que esperar. Pareciera que la solución es imposible, creer en un milagro sería una fantasía, porque la Fe se debilita, cuando lo humano no encuentra ninguna otra salida y el vacío se convierte en una sombra enorme que envuelve y opaca el sentido que pueda tener el vivir a tal punto que hasta muy dentro el ser llega a anhelar mejor morir.

Ahí cuando todo se sale de las manos, ninguna puerta se abre y no hay un corazón en el camino, capaz de amar, consolar, apoyar y ofrecer la compañía y la paz que tanto se necesita; en esos instantes en que el tiempo sigue pasando de largo, cruel e indiferente, caminando más despacio cuando se quiere realmente que pase veloz y todo esto se lleve…

Los demás asumen la actitud de espectadores, critican, opinan, dicen de dientes para fuera que tarde que temprano todo va a pasar; algunos prefieren alejarse para no involucrarse, otros creen que con lástima y compasión cumplen su misión de ayudar y salvar… Cuántos realmente entienden lo que se siente y ha de pasar?... Cuántos ofrecen sinceramente su amistad?...


Es ante la enfermedad que parece no tener cura, el dolor que con nada se logra sanar, la pérdida que ya no se puede recuperar, la partida del que no volverá; en esos días en que todo parece cubierto por una nube gris, donde la tempestad es tan fuerte que pareciera con todo arrasar, en el cansancio del alma y el quebranto de toda ilusión, lo único que realmente queda es Dios. Tal vez al orar no se escucha respuesta, y pareciera como si nos hubiera abandonado u olvidado; quizás hemos llegado a pensar, que nos castiga, es injusto y no mira hacia abajo… La humanidad nos hace frágiles y el dolor puede doblegarnos a tal punto que se debilita la fe y creemos que nada hemos de tener.

Sin Dios todo pierde su sentido, la vida se hace más vacía, no encontramos ninguna otra salida, nos caemos al abismo más profundo, nos rendimos y renunciamos, nos soltamos de su mano, nos perdemos del camino y se nos viene el mundo abajo. Quizás podamos sentir que aún con El las cosas siguen siendo difíciles y pareciera que nada fuera a mejorar, pero es de Dios la fuerza que nos viene y nos mantiene luchando, esa paz que a veces sentimos y no sabemos explicar… es El quien nos regala otra oportunidad de luchar, de no rendirnos, nos va mostrando caminos, nos lleva alzados en sus brazos y nos expresa de mil formas lo mucho que nos ha de amar… Por eso, cuando las cosas no dan para más… la fuerza y la paz que necesitamos en Dios las podremos encontrar…

viernes, 19 de octubre de 2007

ASI ME SIENTO JUNTO A TI...

Hace poco tiempo llegó a mi blog, y desde el primer encuentro en chat, una linda amistad surgió...
Como eco a todo ello, en estos días una linda sorpresa me dio, al escribir y publicar estas hermosas palabras que me ofrece y que sé que salen de lo más profundo de su corazón.
Gracias amiga Jana (Alejandra), por abrirme de una vez tus puertas y ver mi alma con los ojos de tu corazón.
Un abrazo de Colombia para México...
No importa cómo ni cuándo, si lo sospechábamos o nunca lo hubiésemos imaginado, cuando Dios tiene escrito el cruce de nuestras vidas con el de otra persona, simplemente... sucede, y así es como ése encuentro inevitable y preescrito por los dedos divinos de Dios, arroja su luz alojándola en lo profundo de nuestro interior; es así como se crece, es así como el alma se ensancha y se fortalece, le brotan luminosas ramas verdes y lo que es más, dá flores.
Mi vida se ha vuelto muy florida en los últimos años; trás trances de oscuridad, confusión y deseos de borrar por completo mi existencia, hallo que siempre Dios cruza en mi camino las personas correctas que con su luz disipan las tinieblas y representan esa verdad que aleja siempre las oscuridades de mi vida.
Y así es como te conocí Kary, "coincidencias" de la vida o como mencionaste tierna amiga, "Diosidencias"; ha florecido mucho éste árbol que es mi vida, tanto, tanto.
Si hablásemos de tamaños, soy pequeña junto a tí querida Kary, esos centímetros que para el mundo te hacen falta, te sobran en las medidas del corazón, ¿quisieras darme tantitos?.
Habemos tantos que somos pequeñitos junto a ese corazón enorme, hermoso y lleno de amor que tienes; si el amor tuviese medidas, eres grande muy grande amiga.
Soy pequeña junto a tí, no ceso de repetírmelo y de desear soñar como sueñas tú, trabajar como lo haces tú, esforzárme como lo haces tú; quisiera ver la vida a través de tus ojos, quisiera sumegirme un momento entre tus manos y sentir ese gran amor de Dios que a través de tí se manifiesta; soy tan pequeña tierna Kary, mucho muy pequeña; ¿Me ayudas a crecer hermanita?.
No cabe duda, Dios siempre cruza en nuestras vidas a las personas correctas, el día correcto, a la hora correcta y en las condiciones correctas, todo es correcto, todo; Dios nunca se equivoca.
Gracias Kary, por tu ejemplo de vida, por ese testimonio que das de amor, fe, y... verdad.
Con amor,

Jana (Alejandra), la pequeña Jana.

sábado, 13 de octubre de 2007

FORMANDO O DEFORMANDO SENTIMIENTOS…

Al nacer somos como barro dócil que se deja modelar, nuestros sentimientos se van formando en la medida que nos enseñen a amar, amándonos… es indispensable saciarnos de caricias, palabras dulces, la ternura y el calor que de una madre o de un padre vienen y en nuestra mayor fortaleza de esa etapa se convierten.

Igual es en la niñez, nos vamos haciendo fuertes o frágiles, seguros e inseguros, según el amor del cual nos estén nutriendo, que pesa mucho más que los regalos y las cosas materiales… Aquí ya se va percibiendo, en que punto se están formando o deformando nuestros sentimientos. Y en la adolescencia, cuando más incomprendidos nos sentimos; es en esta etapa, donde se nota mucho más lo que hemos ido recibiendo; porque de acuerdo a lo que se nos ha dado, enfrentamos el mundo con lo que nos va presentando. Es cuestionante encontrarse con jóvenes que desde bebes o desde niños no veíamos, y al percibir sus rostros tristes, nublados y confundidos, nos preguntamos: qué les ha pasado? Qué cosas han vivido? Acaso no les han dado lo que han necesitado? Dónde han dejado la sonrisa, la inocencia, la dulzura que tenían cuando niños?... qué ha pasado con sus sentimientos? Quiénes se los han deformado?.

Por qué solemos decir que cuando crecemos no tenemos los mismos sueños y anhelos que de niños? Por qué nos volvemos desconfiados y prevenidos? Por qué dejamos de creer en los demás y preferimos cerrarnos para no tener que sufrir más?... Hay quienes amando no saben expresarlo, se mueren sin decirlo nunca, se van sin darse la oportunidad tampoco de ser amados. Nadie les enseñó o simplemente sus sentimientos les fueron deformados.

Hay tantas maneras de formar o deformar sentimientos, podemos fortalecerlos y renovarlos con el perdón, la comprensión, la caridad, dando otra oportunidad, decir u ofrecer lo que quizás nunca imaginó o creyó merecer; porque hay quienes creen que no son dignos de dar y menos de recibir amor; en nuestras manos está realizar el milagro de salvar un corazón y devolver le la ilusión, el amor todo lo puede, no hagamos nada a la fuerza, hagamos todo con la fuerza del amor.


Así mismo, los sentimientos se destruyen con la traición, el resentimiento o rencor que se puede sentir cuando a cambio de darlo todo se recibe desamor; la mentira, los chismes, acaban y deforman lo que hay guardado en un corazón, la omisión e indiferencia, mata aún la más fuerte relación; y lo más triste de todo, es que en cuestiones de amor, el corazón sufre tanto que se cierra y prefiere negarse la oportunidad de amar y de sentir, en otras palabras, se cierra a vivir.

Y tu, en este momento de tu vida, sientes que te han deformado o transformado tus sentimientos? Y de igual modo, con tu ser y hacer, formas o deformas sentimientos?

miércoles, 10 de octubre de 2007

LA VIDA UN ROMPECABEZAS PARA ARMAR


Vivir es algo así como armar un inmenso rompecabezas; en la cual al nacer se nos confía a nuestras manos muchas de sus piezas… en la medida que el tiempo pasa, debemos ir acomodándolas, al principio con la ayuda de nuestros padres y maestros, para que queden bien ubicadas… por eso muchos niños que crecen solos, suelen sentirse a veces confundidos, además que en sus afanes e inexperiencias, se pierden muchas de esas fichas en el camino, dejando el alma con vacíos.

En la adolescencia, nos creemos capaces de hacerlo sin la ayuda de nadie, nos molesta la orientación de los adultos, preferimos armarlo por nuestra propia cuenta, y tantas veces nos equivocamos, elegimos las piezas que no son, permitimos que otros las ubiquen mal, y hasta por nuestro afán de creernos mayor, nos apresuramos a tomar decisiones erradas; en vez de armarlo, todo se vuelve un caos, y cuesta demasiado desarmarlo para tener que volver a intentarlo.

Así con el pasar del tiempo y en la medida que conocemos personas significativas, se da ese intercambio de piezas, donde cada uno ubica en la vida del otro una ficha más, alguna veces encajan a la perfección, otras veces aunque ni con presión se logra acomodar, se convierte en alguien tan importante para nosotros que aún así lo preferimos dejar. Puede suceder también que al no saber asumir ciertos momentos y por dejarnos envolver por la rutina, perdemos sin darnos cuenta, piezas claves de nuestro enorme rompecabezas, personas especiales, oportunidades únicas, amigos; ese lugar en donde iba, queda para siempre desocupado, y muchas veces nos lamentamos por haberlas perdido.

Hay momentos en los que no sabemos que pieza elegir, dónde ubicarla o como armar ese trozo de rompecabezas que nos corresponde organizar, y nos quedan cosas pendientes, las cuales preferimos ignorar, porque suele ser doloroso mirar hacia atrás; tal vez consideramos, es necesario un poco de reflexión, revisar lo que hemos armado hasta el momento, desarmar o quitar lo que está mál puesto, aunque nos duela desacomodarlo o desprenderlo, es más fácil dejarlo así como está, aunque no esté bien; porque enmandar algo implica muchas veces, desarmar lo que está listo y si es necesario volver a empezar…

Y al ser testigo de cómo el tiempo pasa veloz, pretendemos acelerar el paso, nos invade la angustia y el temor, de que se nos acabe esta oportunidad, y no logremos hacerlo bien o terminar. Pero este rompecabezas de la vida, quizás no encuentra su final en este lugar; por eso si te sientes confundido o cansado, si crees que ya esto no da para más, el Amigazo es la pieza clave, que te ayudara a poner todo en orden y experimentar la verdadera paz.

AGRADECIMIENTOS: Gracias Joa (Jana), mi super amiguita especial... porque en todo lo que a diario compartirmos, sobre la vida y hasta más, un día surgió esta reflexión que hoy puedo decir con mucho cariño, construimos entre las dos...