domingo, 29 de abril de 2007

PONERSE EN LOS ZAPATOS DEL OTRO…

En esa constante inconformidad en que vive la humanidad, donde siempre se está mirando el carecer propio y el tener de los demás, con el fin de comparar, lamentarse o vanagloriarse y criticar; se hace fácil y cómodo justificarse señalando al otro, acusándole de lo que tiene o lo que le ha de faltar, porque para cada quien, lo propio siempre será lo mejor o lo más difícil que a alguien le puede pasar.

Muchos quisieran cambiar su suerte, afirman que todo sería más viable si tuvieran aquello que otros tienen; algunos juzgan y señalan sin consideración, hacen cosas que ellos mismos no desearían que les hicieran jamás; qué fácil es mirar todo desde la barrera, sin involucrarse, sin lograr ver más allá.

Ponerse en los zapatos del otro, es experimentar en carne propia lo que vive, caminar por el sendero que pisa, con las barreras y obstáculos que debe enfrentar, teniendo las herramientas y dones que posee, carecer de lo que carece; es escribir una historia distinta a la propia, donde las condiciones de vida son totalmente diferentes, es casi como estar en otro mundo del cual quieras regresar, porque tarde que temprano sentirás que ahí no perteneces, que haces parte de otro lugar, pero que es necesario ejercitarse en valorar y respetar la diversidad…

Situarse en el terreno del otro, es aprender a sentir lo que ha de vivir, sus vacíos y temores, sus gozos y dolores; es quizás tener que andar a pie descalzo por caminos llenos de piedras y obstáculos; sintiendo en carne propia las heridas y maltratos, porque el otro posiblemente no tenga zapatos; por eso es injusto juzgar o criticar sin saber realmente lo que hay dentro de cada quien y lo que vive cada cual.

La vida suele ser como una prenda de vestir, cada persona se amolda a lo que le concierne vivir; no podemos pretender mover las fichas que no nos corresponden jugar y dejar de lado las nuestras, corriendo el riesgo de perder la partida y fracasar, tan solo porque nunca valoramos lo que tuvimos y solo estuvimos pendientes de lo que hacían o dejaban de hacer los demás, para comparar y quejarnos, sentir envidia o renegar.

Por eso, antes de burlarnos, criticar, condenar o señalar; hay que saber ponerse por un instante en los zapatos de los demás, para entender lo que viven, sienten y piensan; sin pretender nunca saberlo así no más, porque es imposible penetrar a lo más profundo del ser , el alma es el lugar sagrado al cual no todo el mundo sabe llegar.

Ponerse en los zapatos del otro, ayuda a vivir la solidaridad, a ser más tolerantes y compresivos, y construir fraternidad; porque sabiendo lo que el otro vive, sin sentir envidia, ni comparar ni juzgar; nos ayuda a no hacerle a los demás lo que no queremos que nos hagan, también se fortalecen los lazos de amistad, se permite que surja la confianza, que nos valoremos unos a otros y que así logremos alcanzar la verdadera paz.

PARABOLA DE UNA VELITA


Érase una vez una velita nueva que soñaba con ser la más grande, hermosa y elegante de las velas… estaba en esa etapa de la vida, que no sabía por qué o para qué había sido creada y lo quería descubrir. Antes de decidir qué hacer con su existir, se lanzó a la tarea de observar lo que hacían las otras velas mayores para así estar segura del camino que debía tomar; en el trayecto se encontró con todo tipo de velas y velones, de todos los tamaños, formas y colores; hasta había algunos que desprendían olores…

Halló un grupo de velas refinadas, colocadas en estantes y candelabros, se veían elegantes, adornaban, pero no sonreían, estaban siempre erguidas, y cuando llegaba la noche, como no permitían ser encendidas, la oscuridad las vencía y pasaban desapercibidas. La velita les preguntó: - Son ustedes felices? Están cumpliendo su Misión? . Ellas respondieron: - No se a qué te refieres con ser feliz, pero es más cómodo estar así, no se nos arruga el vestido, conservamos la belleza, no nos vamos a desgastar; además cuando llega la oscuridad, aprovechamos para descansar. ¿Qué mas podemos pedir, si así vivimos en completa tranquilidad y comodidad?

La velita inconforme con esa respuesta, continuó pensativa, aquellas velas eran hermosas, pero simplemente estaban acomodadas, no vivían, y aunque aparentemente se veían tranquilas se notaba que en su interior estaban vacías. Así mientras reflexionaba y trataba de descubrir su Misión, encontró otro grupo de velas que luchaban por mantener su luz encendida, la tempestad, los fuertes vientos y la oscuridad, intimaban para apagarlas, pero ellas no se dejaban, se esforzaban, se desgastaban, su apariencia se veía deforme, pero lo curioso era que estas velas sonreían mientras de ellas se desprendían grandes lagrimones de espermas que las achantaban y desfiguraban, compartían su luz, no la escondían; se encendían unas a otras cuando algún viento las apagaba, y ahí donde estaban siempre se veía iluminado, por eso todo el mundo las buscaban y estar a su lado querían.

- Son ustedes felices? Preguntó la velita… - Si lo somos, respondió una de las velas, esa que se veía mas deforme y acabada, cargando los más grandes lagrimones de esperma; nuestra misión es ser luz, aunque ello implique desgastarse; sabemos que en esa entrega está el sentido de nuestras vidas; moriremos con la certeza que dimos lo mejor de nosotras mismas; somos fuertes, luchamos por mantener siempre encendida nuestra llamita, nos ayudamos unas a otras y aunque hay algunas pequeñitas, unidas hacemos una gran hoguera que vence la oscuridad; parecerá una contradicción, sonreír en medio del sacrificio y del dolor; pero todo lo hacemos con amor y en ello está nuestra realización, quizás así nos parecemos un poco más a nuestro Creador .

Ante todo esto que había contemplado, la velita tomó una decisión, miró hacia el cielo y le dijo a Dios: - Enciende mi llama, quiero consumirme y ser esa luz que con una sonrisa, una mano que se brinda, la palabra oportuna, el silencio a veces necesario, la entrega sin límites y sin condición, logre vencer la oscuridad; y así, aún en medio de la más fuerte tormenta y tempestad, los hombres y mujeres que encuentre en mi camino, puedan experimentar la paz y la esperanza que da el saber descubrir tu amor en todo lo bello que cada día nos das. ¿Qué más puedo pedir, si en ello está mi realización y mi felicidad?.

El Señor le sonrió, con su Espíritu la encendió y le dijo: Desde hoy te llamarás ORIT que en hebreo significa pequeña luz, siempre estaré contigo, llevarás a todos los rincones la Luz de la Fe, la Esperanza y el Amor que en tus manos he encomendado, no permitas que nada ni nadie te separe de mi lado, de esta manera no habrá tinieblas que logre apagar esa Luz que te he dado.

domingo, 22 de abril de 2007

PARABOLA DE LAS PIEDRAS


Suele suceder que algunos seres de la creación, miran a su alrededor, y como no han logrado descubrir su misión, quieren llegar a ser como otros, no se aceptan a sí mismos como son. Esto le sucedía a una piedra, que quería ser tierra, y por ello en uno de sus días de angustia, le dijo inconforme a Dios:

- Señor, no entiendo como Tu, que todo lo has hecho perfecto, has permitido que seamos parte de tu creación; acaso, ¿somos aquello que de tu obra sobró?... Todos nos desprecian e ignoran, se quejan de nosotras porque no tenemos vida, estamos atravesadas en medio del camino, hacemos que otros tropiecen y caigan; hay quienes nos utilizan para castigar, herir, romper, golpear; se dice de nosotras que somos el símbolo del odio y desamor; por ello expresan que existen corazones de piedras, que no logran sentir o brindar amor. Sólo tienen mejor suerte aquellas que por su linda apariencia, son llamadas piedras preciosas porque tienen para los seres humanos mucho valor. ¿No hubiera sido mejor que en vez de piedras fuéramos tierra, que se deja moldear, y permite que sobre ella se graben huellas que otros puedan pisar y continuar? Ya estamos cansadas de escuchar maldiciones y que nos culpen de las caídas y tropiezos de aquellos que se encuentran con nosotras en su caminar.

Dios la contempló lleno de ternura, en sus manos con amor la tomó, mirándola fijamente le dijo:

- Hija mía, ustedes son también parte importante de mi creación, ¿por qué intentas ver todo con otros ojos y no logras descubrir tu misión?...
Las piedras sirven para construir, uniendo muchas de ellas se logra hacer una fuerte edificación, por ello alguna vez, le dije al apóstol Pedro: “De ahora en adelante serás piedra y sobre ti edificaré mi Iglesia”.
Algunas se convierten en apoyo de quienes se aferran a ellas para descansar. Las piedras son el instrumento que utilizo para que los hombres y mujeres, escuchen a veces mi voz, y tomen el verdadero camino, por ello cuando tropiezan con una de ustedes, aunque quizás les cause dolor, saben que por ahí no era el paso correcto, que deben buscar otra ruta mejor. Los caminos fáciles no llevan a ninguna parte, a veces es necesario experimentar un tropiezo, para así aprender a caer y levantarse, sin perder la esperanza ni quitar la mirada del cielo.
Las piedras ayudan a fortalecer a la humanidad, al ser tan pesadas y atravesadas, logran que mis hijos se hagan fuertes en la lucha o el intento de querer moverlas o apartarlas.
Superar las piedras del camino, hacen que los hombres y mujeres adquieran madurez y sabiduría.
Con las piedras preciosas sucede igual que con muchos de mis seres, que se dejan llevar solo por las apariencias y no logran ver o descubrir lo que realmente tiene valor. Muchas de ellas inspiran más que admiración, ambición, y causan un sin números de problemas, disturbios y corrupción…
No se sientan culpables si hay quienes las utilizan para herir, destruir o golpear… así suele suceder con tantas cosas que he creado, y que por amor, a mis hijos e hijas les he dado; pero que la humanidad no ha sabido utilizar ni valorar.
Con ustedes también se demuestra la grandeza del amor, porque así como el agua gotita a gotita logra desmoronar la más grande y pesada piedra; el amor, detalle a detalle, con paciencia y dedicación, puede ablandar y conquistar el más duro e insensible corazón.
Las piedras son herramientas, las utilizó el hombre en sus orígenes, y a partir de ellas el mundo su progreso inició; también las utiliza el artista, que el cincel golpea, para lograr construir aquella obra que su sentir expresó.
Las piedras no son enemigas, son amigas que intentan enseñar, fortalecer y mostrar el camino mejor; hacen humildes al corazón vanidoso y orgulloso que un camino fácil eligió; logran que aterrice aquel que de su realidad se olvidó. Las piedras son Maestras de la vida, instrumentos que sirven para despertar, fortificar, modelar y hacer madurar al corazón.
¿Ya entiendes hija mía, porque siempre he dicho que todo aquello que hay en mi creación, tiene un fin específico y contiene en su interior un toque de mi perfección?

Recuerda esa gran verdad que uno de mis hijos escribió: “Sólo se ve bien con el corazón, lo esencial es invisible a los ojos”.

No te quejes de las piedras del camino, reflexiona en lo que te quieren mostrar y enseñar; quizás solo se atraviesan para que hagas un pare, retomes nuevas fuerzas y logres mucho más lejos llegar… el dolor no deforma, sino que transforma, es necesario caer para aprendernos a levantar, tropezar para poder ir con más seguridad, dando pasos cortos con pisadas firmes que dejen huellas que otros quieran seguir y continuar.

LA PIEDRA METIDA EN EL ZAPATO

Cierto día mientras caminaba, sentí que una pequeña piedra se había metido dentro de mi sandalia, la verdad, me dificultaba mucho al andar... y por más que intentaba sacarla, no podía, ahí seguía...

La gente me miraba de manera extraña, viendo mis esfuerzos para sacarme la pequeña piedrecilla, hasta que tuve que detenerme, sentarme y sacarla... Ya después de no tenerla, sentí mucha comodidad de continuar y vi que podía dar mis pasos con más seguridad y agilidad...

Así es la vida, con frecuencia encontramos piedrecillas que nos hacen tropezar, o simplemente, se introducen en nuestro zapato y no nos dejan caminar, duele sentirla enterrarse en el pie, es difícil poder afirmar cada paso...

Hay quienes se pasan su vida con la piedrecilla en el zapato, y así se torturan, o simplemente renuncian al camino, se dejan vencer, porque no saben andar con esa molestia... pero otros, con espíritu luchador, que no renuncian ante nada, saben que es mejor tal vez detenerse, sacarse el zapato, liberarse de la piedra, y continuar, hasta llegar a su meta.

Nos quejamos por pequeñas piedrecillas, renunciamos ante el primer obstáculo, preferimos los caminos lisos, sin nada que nos haga tropezar o caer, porque no sabemos asumir las dificultades, es mejor muchas veces, encontrar el atajo, lo fácil, o todo ya terminado...

La vida se construye desde las cotidianidades, todo lo que nos rodea nos habla, nos enseña, hace parte del vivir...

Revisa tus zapatos mentales, aquellos utilizas para andar de acuerdo al momento o al terreno que pisas; a lo mejor, aquello que te duele y te molesta, es tan solo una piedrecilla que en el avanzar se ha introducido ahí... solo debes hacer un pare en el camino, sin renunciar a él, sácala, libérate de ella y sigue adelante... no te rindas... no podemos vivir todo el tiempo, con esa molestia, ni tampoco dejar a un lado nuestros sueños, por miedo... lucha... eso es vivir... así lo hacen las almas gigantes...

martes, 17 de abril de 2007

EL PUENTE


Horacio era un hombre feliz, tenía el hogar que soñaba, una esposa buena y 4 hijos que adoraba… De los cuatro había una, que aunque no lo gritaba a los cuatro vientos, era a la que más amaba, porque cuando nació los médicos dijeron que era muy difícil que viviera mucho tiempo y quizás ni a los 10 años llegaba.

El se dedicó a ella en cuerpo y alma, le enseñó a soñar con volar, cuando aún no caminaba, y conjugó en su vida los verbos amar, reír, creer y soñar, aún desde antes que aprendiera hablar.

La niña se iba superando y vencía todo aquello que se le presentaba, los médicos se equivocaron, la fe y el amor la fortalecían y sanaba. Su corazón aunque era más grande latía con fuerza y luchaba.

Año tras año, Horacio disfrutaba de sus hijos, sobre todo de Orit, esa pequeña a la que adoraba, ella se hacía fuerte, aunque con dificultad corría y caminaba; pero su padre la enseñaba a soñar y le decía siempre que donde quisiera llegar, si ella luchaba y se esforzaba, llegaba. Le fabricaba mil sueños, desde viajar por el mundo, ser alguien famoso, crear música, arte, alcanzar las estrellas, crecer tan alto que tocaría al cielo; todo era posible si ella luchaba por ello; así como pudo vivir cuando muchos creyeron que muy niña iba a morir.

El amaba a todos sus hijos, pero Orit algo especial le inspiraba, hacían mil cosas juntos, desde ver la TV, cantar viejas canciones, escribir discursos, pintar caricaturas, soñar, recorrer el mundo, escaparse a comer helados, hablar de animales, hasta pelear el control de la TV para ver quien elegía los canales que más les gustaba. Así compartieron muchos momentos de sueños y alegrías que cada vez más los unía.

Un día su hijita enfermó con varicela, y el siempre la visitaba, aunque muchos le decían que no lo hiciera porque se podía contagiar, pero el no hacía caso y no le importaba. Y cuando ella se curó a los pocos días el enfermó. Todo parecía normal, la varicela es una enfermedad que a todo el mundo le da, y al parecer la de él era leve, porque casi no se le veía.

A los dos días muy temprano, un dolor fuerte en su estómago lo azotaba y decidió irse a la cínica solo para que los médicos lo revisaran. Cuando sus hijos se despertaron, el ya no estaba, pero todos creían que al poco rato regresaría, pero no fue así, poco a poco se fue complicando, la varicela se extendía por dentro y con todos los órganos arrasaba.

Su hija amada, la más pequeña, en silencio sufría, no podía ver a su padre, tampoco le dijo nada, solo podía rezar mientras que veía como el tiempo pasaba y su fabricante de sueños en silencio se moría.

Le envío una carta, pero ese día su padre cayó en coma y no la pudo leer, desde entonces solo le pidió a Dios que su padre se curara y pudiera a casa volver…

No la dejaban verlo, se aferró a Jesús Sacramentado; organizaron una jornada de oración con una hora santa, para que su papá se curara…

Una noche después de salir de la Iglesia, se preparaban para ir al hospital, pero el teléfono sonó, Orit lo contestó, al otro lado una voz pronunció esas palabras que nunca hubiera querido oir, su fabricante de sueños, acaba de morir.

De Dios le vino la fuerza para poder comunicarle a los demás, que su padre se había ido al cielo sin decir adiós y no volvería jamás.

Sus ojos recorrieron cada rincón de la casa, el sillón vacío donde veía la TV, el piano que el no escucharía más, la cama que no contemplaría más sueños, las paredes de la casa que no lo verían ni escucharían más, pero lo que más lo extraña era su propia alma porque había perdido lo que más amaba.

Qué difícil era entender que su héroe había muerto y que su fabricante de sueños ya no estaba. Qué duro era aceptar que ese 15 de febrero de 1994 era el primer día del resto de la vida sin él y que ahora tenía que continuar sin ese ser que le había enseñado a creer que la fe era tan poderosa que hacía realidad sus sueños como por arte de magia y si eso era verdad, por qué tuvo que morir, si pidió con todas las fuerzas de su corazón otra oportunidad para disfrutar más de él y que pudiera un tiempo más vivir.

El día del sepelio todos lloraban y mientras el cajón iba perdiéndose en la profundidad de la tierra, ella pensaba en lo difícil que era aceptar que no lo vería más… Los demás le arrojaban flores que el no vería ni se llevaría, y ella pensó en las flores que en vida le dio, los momentos felices que compartieron, el tiempo que en vida con el aprovechó, el orgullo que le inspiró, los sueños que realizaron. Ahí entendió algo, ella no lo mató por la enfermedad que le contagió, ella fue el puente entre su Padre y Dios y fue el instrumento a través del cual, el Señor le expresó su más grande amor.

Al final como todos los que se van, dejan una herencia, Orit recibió la más grande herencia que jamás imaginó, la cual no estaba escrita en ninguna notaría, sino en su corazón… ella era la heredera universal de sus sueños que él le fabricó, el amor y la fe que en su alma sembró, los más bellos recuerdos de su infancia, la satisfacción de haber conocido un héroe y verlo convertir en el ángel que desde el cielo la acompañaría y cumpliría la promesa que siempre le hizo, que nunca la abandonaría. No le dejó casa propia ni cuentas bancarias, pero si le heredó la fuerza que le ayudaría a que ella, la más pequeña, sería el pilar que el hogar sostendría; le dejó a su mamá, la mujer que él más amó, y a sus hermanos, la razón de su vivir, los frutos de su amor; le dejó la fuerza para no rendirse nunca, la esperanza para no desesperar, la alegría que a él le caracterizaba, y todos esos sueños que juntos fabricaban y anhelaban hacer realidad.

Horacio se ha ido al cielo, ahora es un ángel que contempla orgulloso y feliz a su pequeña Orit, que lo sigue amando más que nada, no lo olvida y sigue manteniendo vivo todo lo que de el recibió y las huellas más hermosas que en su alma dejó… Su fabricante de sueños no se ha ido, permanece vivo por siempre en su corazón. .. For Ever...

domingo, 15 de abril de 2007

PARA JUGAR Y DIVERTIRNOS UN RATITO CON LA ORQUESTA

O R Q U E S T A
Abre el siguiente enlace y diviertete con la orquesta siguiendo las instrucciones...
1.- Enciende las bocinas (parlantes)
2.- Dale click en el link escrito lineas de abajo, y aparecerá una orquesta.
3.- Ubica el mouse sobre cada músico y dale click.
De inmediato su instrumento se incorpora a la orquesta. Si le das click otra vez, entonces ese instrumento se desactiva. Es genial !!


PILDORITAS PARA CRECER INTERIORMENTE EN PAZ Y SER FELIZ

* Ama a Dios sobre todas las cosas, a los demás como a ti mismo y no en vez de a ti mismo.
* Trata siempre a los demás como esperas ser tratado.
* Da lo mejor de ti en cada momento o situación, sin esperar nada a cambio.
* Disfruta cada instante en que estés a lado de las personas que amas y hazlas sentir lo que sientes por ellas como si fuera la última vez que las fueras a ver en la vida.
* Aprovecha la oportunidad de hacer hoy mismo y lo mejor posible, lo que puedes hacer, recuerda que el mañana es incierto.
* Date la oportunidad de perdonar o pedir perdón cada vez que sea necesario, eso le devuelve la paz al corazón.
* En vez de pretender cambiar a los demás, trabaja por transformar aquello que hay en ti y que pueda ayudar a que las cosas se den en paz.
* Recuerda esa gran verdad: Solo se ve bien con el corazón, lo esencial es invisible a los ojos.

* Vive de tal forma que siempre te recuerden por las huellas que dejaste y no por las cicatrices que han quedado por las heridas que ocasionaste.
* Sueña en alcanzar cosas grandes desde las más pequeñas que puedes hacer…
* Ten siempre presente que el Amigazo te ama, te escucha, te acompaña, y sabe concederte más que lo urgente, lo que realmente necesitas para que crezcas interiormente y seas feliz de verdad. * Recuerda que el dolor asumido con paz no deforma, sino que transforma y desde abajo se ve más la grandeza del cielo.

SI TIENES OTRA PILDORITA QUE CONSIDERES CLAVE O ESENCIAL, AGREGALA Y ASI TODOS NOS PODEMOS SEGUIR ENRIQUECIENDO Y CRECIENDO JUNTOS EN PAZ

UN AMIGO MUY ESPECIAL... (Poema)


Me sigues a todos lados por donde voy...
Vigilas mis pasos cuando cerca de ti estoy...

En ocasiones pareciera que me contemplas,
Cuando percibo que fijamente me observas...

Y no te importa, si te ignoro, o si no me doy cuenta,
Tu siempre estás conmigo, te mantienes al pie de mi puerta...

¿A veces me pregunto, donde te cabe tanta fidelidad?
Si pareciera que no entiendes nada, si ni siquiera puedes hablar...

Aún sin verme, me sientes a lo lejos venir,
Lloras y das muchos saltos de emoción, cuando me ves la puerta abrir...

¿Será que todos algún día podremos amar así?
Capaz de mantenerse fiel, y si es necesario por amor morir...

Contigo no siento soledad... y aunque eres un perro y dicen que no logras pensar,
Eres una prueba más de que Dios existe y todo perfecto lo supo crear...

A veces no sé que es mejor, si pensar o sentir?
El pensar mucho, a veces nos impide aprender a vivir...

Haz creado lazos conmigo, te has convertido en mi fiel e inseparable amigo,
Acudes de inmediato a mi llamado, me haces sentir que siempre cuento contigo...

Adivinas en silencio, cada uno de mis momentos,
Cuando río, cuando lloro, tu sabes siempre lo que siento...

Estás siempre tras de mi, buscando hacerte sentir, no te apartas de mi lado,
Y te llenas de tristeza, las veces en que me alejo porque he viajado.

Estas letras hoy son para ti, PEPE LUIS, mi perro fiel, que aunque nada puedes decir,
Con tu fidelidad y entrega, lo dices todo, y logras la palabra AMISTAD definir...
Ojalá los seres humanos algún día aprendieramos amar así como tu sabes hacerlo,
En el mundo reinaría la paz y no existirían tantos corazones que por soledad y desamor andan sufriendo.

Me enseñas y me das mucho más de lo que logras entender o te puedes imaginar,
Tienes un lugar especial dentro de mi, eres otro de los regalos maravillosos que el Amigazo me ha sabido dar...

GRACIAS PEPE, MI AMIGO FIEL, POR TU AMOR INCONDICIONAL...

martes, 3 de abril de 2007

LATIDOS DEL CORAZON... (Un Poema)

DELETREO

No se como surgió esta pasión,
que arranca los sentimientos que florecen en mi corazón...

Tal vez fue un grito desesperado que en el silencio moría,
Las risas que florecían, las lágrimas que escondía...

Mis sueños de inmortalidad, en letras se convertían,
Vivir para escribir, deletrear lo que sentía...

La vida se hace un verso, vivir es una poesía,
Porque mis letras encierran lo que mi alma sentía...

El silencio se muere en el papel, donde el alma puede deletrear,
Sin oídos se logra escuchar, lo que sin voz se alcanza expresar.

Cada libro es un mundo por descubrir,
Al leerlo, cosas nuevas podrás vivir,

Y la puntuación traduce cada suspiro,
El más mínimo aliento, cualquier respiro...

A través de la hoja se escucha del escritor el latir del corazón,
Las letras expresan pensamientos, sentimientos y reflexión...

Vivir es una aventura, que se corre al escribir,
Los sueños se realizan, todo se puede sentir...

Deletreo y pronuncio cada palabra que transcribo,
Para vivir yo escribo, para escribir yo vivo...

De mi libro: "El Fabricante de Sueños"

ME DISTE EL PODER PARA HACER MIS SUEÑOS REALIDAD

Hiciste de mi mente y corazón, la más grande fábrica de sueños,
Donde conjugando el poder de los dos, cualquier cosa podía hacer realidad...

Me diste el toqué mágico, para poder hacer posible lo imposible,
Creer en la fuerza que me da Dios, confiar en lo que por mí misma puedo lograr...

Me enseñaste a combinar palabras de optimismo, aquellas que alimentarían mi mente de ganas de luchar... así como desechamos todas aquellas que pudieran oscurecer mi camino o hacerme dudar...

Aprendí a hacer de las caídas una nueva oportunidad, para volver a comenzar;
Y cada meta alcanzada no era el final, sino el principio de un nuevo sueño por realizar...

Logré ver mis limitaciones, como grandes bendiciones que me ayudarían a esforzarme más; para que nada se me diera hecho, sino poder experimentar que mis metas por mí misma las puedo lograr...

Estuviste siempre a mi lado, me enseñaste a caminar con seguridad... sembraste en mi corazón el amor por la vida, llenaste mi mente y corazón de los sueños que tu sabías fabricar...

Y no sólo te hiciste mi fabricante de sueños, también me diste el secreto para hacerlos realidad... Confiar en el amor de Dios, creer en todo lo que puedo lograr, sentir que no sólo soy como todos, sino también que el toque de perfección en el Amigazo, aunque muchos no lo vean, dentro de mi también está... Por eso aunque no pueda correr ni caminar rápido, con pasos cortos y pisadas firmes, a mi meta puedo llegar.

En ello mi Padre me dio el secreto para hacer mis sueños realidad...

Gracias Papy...

JANA "La Vox de un Alma" dice:


"La calidez del tiempo no se mide en un instante... La calidad de las palabras no se mide por su abundancia... La fuerza de un sentimiento no se mide por un momento"

JANA ---..--- http://jana-lavoxdemialma.blogspot.com/