viernes, 12 de enero de 2007

YO TAMBIEN TUVE 15 AÑOS


Yo también fui adolescente, allí fue cuando descubrí mis diferencias y me di cuenta que la humanidad vive es de las apariencias, crea patrones de normalidad que todo lo limitan, discrimina con crueldad a quien no se ajusta a sus exigencias.

Mi escala de prioridades se innovó, las amistades, la música, los poemas, la farándula, la búsqueda del primer amor y el baile, se convirtieron en lo más importante; las demás cosas como el colegio, las normas, los adultos bajaron de puesto, ocupaban otro lugar; era como si nada de eso importara, lo mejor de la vida para los jóvenes es enfrentar mil aventuras, pasarla bien, asumir riesgos que logren la historia transformar, porque la juventud cree que con fuerza y pasión, todo puede mejorar.

Mi condición física me hizo sentir en desventaja, para mis galanes nunca crecí; en esta edad, hasta un granito en la cara puede acabar la autoestima; por lo tanto no fue fácil asumir que por ser de talla baja, ningún chico se fijaría en mí, y que no viviría muchas experiencias que al igual que mis amigas, yo quería vivir.

El espejo se convirtió en el enemigo que me recordaba que yo no era igual; las preguntas sin respuestas se apoderaron de mi mente, la soledad le puso cadenas a mi corazón; las lágrimas se reprimieron, porque nunca quiso recibir lástima ni compasión mi razón.

Fue en esta etapa cuando descubrí mi verdad y me hizo daño tu verdad, porque para el otro las apariencias eran lo esencial; pero más tarde encontré la verdad, cuando me di cuenta que muchos jóvenes tenían esos centímetros de más que me faltaban y ellos tampoco encontraban la felicidad, sufrían sino estaban a la moda, se deprimían si eran gordos o flacos, o si no les combinaban los zapatos; se encerraban en casa por el acné, cambiaban el color y forma de cabello, nunca estaban conformes, por tanto, la estatura no era lo esencial; la realización personal está más allá, se logra experimentar cuando aprendemos a hacer lista de nuestras bendiciones, agradecer y disfrutar de lo mucho que tenemos y no estancarnos ni lamentarnos por lo poco que carecemos.

Yo también tuve 15 años y sí que los disfruté, porque todo ello me hizo crecer demasiado interiormente y muchas cosas aprender; nunca he dejado de creer que soy un sueño de Dios, vivo porque quiero hacerlo realidad, y en esa lucha aprender a ser feliz de verdad.

Los jóvenes tienen la energía y la fuerza para transformar el mundo, hay es que saberla usar y no permitir que sea el mundo quien le robe sus ilusiones y los haga cambiar de tal forma que cuando se convierten en adultos crean que los sueños son fantasía y nunca se hacen realidad.

¡PILAS QUE SI NO CAMBIAS EL MUNDO, EL MUNDO TE VA A CAMBIAR!

SER COMO NIÑOS PARA ENTRAR AL CIELO


Uno de los grandes privilegios que encuentro en mi baja estatura, es sentir que aún conservo mucho de mi niñez y creo que eso nunca lo voy a perder; porque al no haber crecido demasiado, no se me han escapado los sueños, la capacidad de asombro ni la fe en que todo se puede hacer realidad y que dentro de mí está el país del Nunca jamás.

La etapa más hermosa de mi vida fue la niñez, en ella no me di cuenta de mis diferencias, porque los niños aunque suelen ser los más francos y sinceros con lo que ven, no se estancan ni se bloquean ante las apariencias, porque creen que todo se puede llegar a ser y hacer. En lo que a mi se refieren, en mi niñez, hice todo lo que hacían las niñas de mi edad, no reprimí energías a la hora de jugar, aunque por mi estatura quizás no era tan ágil como los demás.

Mi apariencia inspiró ternura, por tanto siempre estuve rodeada de afecto y protección; nadie intentó jamás hacerme daño, al contrario, a veces era como si el mundo girara a mi alrededor.

La base de una niñez feliz, está en el ambiente familiar; para mis padres y mis hermanos, fui un miembro más de la familia, no hubo tratos especiales, no se hablaba de mi condición, todo fue normal; simplemente me nutrieron de mucho amor, me dieron la libertad de ser yo misma y de desenvolverme libremente en el mundo exterior.

Aunque no faltaron las miradas y preguntas curiosas de la gente, por mucho tiempo no me di cuenta lo que pasaba, al contrario, siempre creía que me miraban por ser especial, eso todavía lo conservo, gracias a ello es difícil que las miradas me logren afectar, al contrario, siento que lo hacen porque admiran lo que hay en mí y no es común encontrar en los demás.

Casi puedo decir, que con todo esto, decidí mejor no crecer; pues sentirnos demasiado grandes nos hace dejar de creer y luchar por los sueños, nos vuelve complicados, nos crea problemas mucho más grandes que reprobar un examen o haber roto o extraviado el juguete nuevo que se nos había regalado.

Aquellos que se sienten crecidos, renuncian a los helados y chocolates, se complican con la moda, no ríen a carcajadas, se enojan con facilidad y demoran en perdonar; algunos se vuelven aburridos y se dejan esclavizar por el reloj, creen que ya no hay más nada que hacer porque este mundo va de mal en peor…

Ver el universo desde mi 1, 20 de estatura, no me impide madurar; pero sobre todo aun a mis 37 años, me permite sentirme esa niña soñadora que disfruta de la grandeza que esconden las cosas más sencillas y pequeñas, y que anhela siempre sonreír y a todos contagiar de su alegría y paz.

El ser pequeña me hace creer como los niños, en que estoy rodeada de ángeles que me cuidan, el niño Dios nos llena de bendiciones en Navidad, las tormentas no son eternas, tarde que temprano han de pasar; la Virgen nos abraza, y si rezamos con fe, nunca nada malo nos ocurrirá… además de eso, el sentirme siempre niña me hace experimentar que existen los verdaderos amigos, por tanto el amor y la amistad no son una fantasía, sino una hermosa realidad, todo ello me hace sentir, que aquí en la tierra existe un cielo del cual solo los niños saben contemplar y disfrutar. http://espanol.geocities.com/almas_gigantes/page2.html

HE AQUI MI VERDAD

¡Soy una persona de talla baja!, a lo que muchos dirían: una enana... por eso antes que nada quise definir lo que es la acondroplasia y así quienes me lean, me conocerán… Muchos se preguntarán: ¿como es la vida de los enanos?... ¿qué hacen, piensan o sienten?... ¿pueden ser felices?... cada uno se responderá a sí mismo de acuerdo a su verdad… yo lo haré desde la mía y con ello solo intento: romper paradigmas, dar testimonio de la perfección de Dios que se esconde y se revela en la diversidad, aún en lo más sencillo y pequeño; sustentar lo que una vez escribí “Nuestras diferencias, tienen el mismo valor”; formar a la sociedad, que tanto le cuesta aprender a ver más allá, porque quedamos tan enfrascados en nuestra verdad que no logramos descubrir y valorar LA VERDAD, ella es la que nos dará la Paz.

Un enano es una persona como cualquier otra; el enanismo es una característica como decir delgado, robusto, moreno, claro, alto o bajo… los enanos no somos duendes ni gnomos; no venimos de otro país ni otro mundo; simplemente nuestras extremidades no crecen lo suficiente, en lo demás, en todo lo físico y fisiológico, nuestro desarrollo es igual. No hay necesidad de tratos especiales, ni miradas curiosas llenas de morbo o burla; tan solo merecemos el trato y la oportunidad que tienen todos los seres humanos, para poder dar lo mejor de nosotros mismos y hacer nuestros sueños realidad.
¡¡¡Esta es mi verdad!!!... http://espanol.geocities.com/almas_gigantes/

lunes, 8 de enero de 2007

¿QUE ES EL ENANISMO O ACONDROPLASIA?

A pesar de que todos hemos visto alguna vez un enano, muy poca gente es consciente de cómo esa falta de estatura puede afectar a una vida. La acondroplasia es muy poco conocida, tanto desde un punto de vista clínico como social.
El término Acondroplasia lo propuso Parrot en 1878, palabra que proviene del griego (chondros = cartílago y plasis = formación), por el escaso crecimiento cartilaginoso que se produce en esta displasia.
La acondroplasia es la forma más frecuente de enanismo. Se trata de una alteración ósea de origen cromosómico, caracterizada porque todos los huesos largos están acortados simétricamente, siendo normal la longitud de la columna vertebral, lo que provoca un crecimiento disarmónico del cuerpo. Las personas con acondroplasia tienen un torso de medida normal, las extremidades cortas y la cabeza ligeramente más grande, además de otras características fenotípicas más o menos regulares.
La acondroplasia aparece como una mutación espontánea, que tiene lugar por azar cada veinte mil nacimientos aproximadamente. Alrededor del noventa por ciento de los niños con acondroplasia no tienen historia de ella en sus familias.
Hasta el momento, no existe ningún tratamiento farmacológico para la acondroplasia.
http://www.netcom.es/acondro/educativa/verdad_sobre_enanismo.htm

¿POR QUE EXISTO?

Un cuestionamiento que tarde que temprano muchos solemos hacernos, sobre todo quienes han decidido vivir intensamente y no simplemente sobrevivir.

En lo personal, tengo claro algo: Fui creada con amor, por amor y para el amor; aunque muchos al verme duden de la perfección de Dios, porque mi imagen y figura rompen los patrones de normalidad inventados por los seres humanos.

Estoy segura de algo, Dios me soñó y me pensó así tal cual; no soy un castigo de El, ni una mutación de un gen, ni un error de la ciencia ni nada que se le parezca… la vida no es nada de eso, la vida es el mayor regalo y bendición del Creador; todos existimos por una hermosa razón, simplemente hay que descubrirla y luchar por hacer realidad el sueño de amor de Dios.

Mi primera verdad se sustenta en este texto:

"Nació así para que se manifiesten en el las obras de Dios". Jn 9, 3