domingo, 18 de noviembre de 2007

NO SE PUEDE VER…

No son ciegos aquellos que viven físicamente en oscuridad; existenhombres y mujeres que aún teniendo los ojos bien abiertos, no logran ver lo esencial. Nos contentamos con mirar, admirar y criticar loque a simple vista vemos; pero es casi imposible contemplar más alláde la forma y descubrir lo que realmente muy en el fondo se ha de alojar. Preferimos la obra terminada, disfrutar o desechar, alabar otachar aquello que de nosotros no ha requerido mayor esfuerzo; nosquedamos con los resultados y nos volvemos implacables en el juicio que emitimos; ignorando todo el proceso y la lucha que se dio para obtener o lograr eso a lo que ahora se nos hace testigos.

No se puede ver el dolor de la semilla que sumergida en su podredumbre y soledad, se inmola a sí misma para que al morir grandesfrutos pueda dar; no se sabe muchas veces quién la sembró y la cuidó; al final solo vemos el frondoso árbol que de tanto esfuerzo y sacrificio surgió. No se puede ver el trabajo de aquel que construye en silencio la obra que al final ya terminada otro mostró; ni la dedicación y sencillez del que limpia y recoge lo de aquellos que en su prepotencia han ensuciado y tirado; y repara con amor callado lo que ha sido destrozado.


No se puede ver el sacrificio de los padres y maestros que pasan noches y horas enteras donándose y moldeándose para dar siempre de sí mismo lo mejor; somos injustos y egoístas al no valorar aquello que sin pedirnos nada a cambio en su vocación y esencia humana, cada uno de ellos sin reservas entregó. No se puede ver el amor puro y verdadero, que por prudencia o por miedo el corazón cayó, o fue expresado con los más pequeños y tiernos detalles que el otro no interpretó ni correspondió.

No se puede ver el dolor del pasado que sigue torturando ahí donde seha escondido para intentar no recordarlo; el miedo ni los sentimientos que prefieren esconderse para no ser heridos nicriticados; no se puede ver el valor y la esencia de muchas almas queoptan por disfrazarse y aparentar para poder encajar dentro de una sociedad que solo se queda con aquello que se puede mostrar, ni latristeza que otros han causado, los vacíos y la soledad de tantas personas que sueñan y esperan sentirse amadas para poder continuar;no se puede ver de donde vienen actitudes y reacciones que surgen demuchas tensiones que prefieren ser olvidadas para no ser señaladas ymal juzgadas.


No se puede ver la presencia de Dios, ni el inmenso amor que nos da,en medio de tanto dolor y rencor, vanidad y desamor que el mundo hade expresar; no se puede ver lo que es realmente esencial porquev amos distraídos por el mundo, y cuando por fin abramos los ojos del alma, quizás sea muy tarde porque no pudimos ver el tiempo que pasó veloz y logró escaparse de nuestras manos para no volver atrás, y talvez solo digamos: Si lo hubiera visto antes, muchas cosas se hubieran transformado…

Abramos los ojos, a lo mejor aún estamos a tiempo de ver todo aquelloa lo que hemos sido ciegos y hemos ignorado.

No hay comentarios.: