domingo, 23 de septiembre de 2007

NO ESPERES...

No esperes a sentir que ya no te queda nada, que todo a lo que te aferrabas y te llenaba lo has perdido o ya no te da la paz que anhelabas; no te quedes sin buscar a Dios, hasta que llegues a experimentar tanto dolor que no puedas más que aferrarte a El para lograr continuar. Date la oportunidad de descubrir su amor expresado en todo lo que hermoso que te regala desde que abres tus ojos, eso te ayudará a enfrentar y superar cada momento más aún en la dificultad.

No esperes a que las personas que están a tu lado ya no estén, para querer verlas así sea por una sola vez más y decirles que las amas y que siempre has valorado todo lo que te dan. Hazlas sentir hoy lo que significan para ti. No esperes que te lleguen sentimientos de culpa, porque no supiste valorarlas ni tampoco sentir frustración, por no haber visto ni reconocido antes todo su valor.

No esperes a que las oportunidades pasen de largo y ya no puedas echar marcha atrás, para querer intentarlo cuando sea casi imposible lograrlo. No te justifiques en que los demás no creen en ti, o que estás demasiado joven o viejo para realizarlo; no te acomodes creyendo que aún hay suficiente tiempo o que vendrán mejores momentos… no dejes para mañana lo que puedes hacer hoy, el pasado no vuelve, el futuro nadie lo tiene asegurado, lo único que tenemos es el presente con lo que ahí se nos ha dado.

No esperes a que el tiempo se te haya acabado y ya no exista la posibilidad de pedir perdón o de perdonar, de dar ese abrazo o decirle a alguien lo que tanto anheló escuchar; de disfrutar tu juventud tu salud, las fuerzas y la capacidad de trabajar, de realizar lo que soñabas, de utilizar el vestido nuevo que con tanto recelo guardabas. No esperes acumular cosas para invertirlas o compartirlas, no esperes a ya no tener nada para aprender a valorar…

No esperes a perder la vida, para empezar a vivir… simplemente levántate cada día sintiéndote afortunado por esta nueva oportunidad que se te ha dado y trata de ver más allá descubriendo la grandeza escondida de lo que se te convierte en rutina y a todo lo que te has acostumbrado; esas pequeñas cosas y esas personas que muchas veces no ves, son las que merecen más tu atención y tu valor, y así no esperarás a no tenerlas para añorarlas y querer hacer lo que no hiciste y disfrutar de lo que ya perdiste… No esperes, hazlo ya!

KARY ROJAS

3 comentarios:

Ros@ dijo...

[No esperes a perder la vida, para empezar a vivir… ]
¡¡Qué gran verdad has dicho, Kary!! :)
Desgraciadamente, hay mucha gente que cuando quiere darse cuenta de que está desperdiciando su juventud ya es tarde... a menudo me viene a mi esa sensación... sólo espero equivocarme.
¡¡BESOS, WAPA!! Menos mal que tú sí que sabes aprovechar las oportunidades y el tiempo!!
¡1 Bezazo, wapa!

josef dijo...

Y tan cierto vivir esperando es morir... Hay que vivir creando y creyendo. excelente post y blog descubro hoy. Te dejo un saludo cordial desde España, Madrid!

Kary dijo...

Gracias Rosa y Josep por visitarme y dejar sus huellas aqui... No puedo esperar a que pase mas tiempo para decirselos... Un abrazo