viernes, 31 de agosto de 2007

LUCES Y SOMBRAS…

Así como existe el día y la noche, lo blanco y lo negro, el frío y el calor… en los seres humanos hay luces y sombras, que muestran y ocultan, lo que queremos que otros vean y descubran, o por el contrario, esconden lo que intentamos proteger o callar.

Hay luces que encandilan, son los destellos de todo aquello que pretendemos quizás hasta aparentar; más que iluminar, enceguecen, y cuando aparecen, los demás intentan evitarla, desviando su mirada hacia otro lugar.

Otros tienen miedo de encender su luz, saben que son poseedoras de ella, tímidamente algunas veces la muestran o la esconden bajo la mesa, donde no logra dejar salir su valor, pasa desapercibida, quiere ser descubierta, iluminar a otros, pero la vence el temor, se sienten cansados, porque experimentan que sus fuerzas desgastan en vano, …

Están las personas que brillan con luz propia, aquellas que sin mucho esfuerzo y con naturalidad, logran dejar salir su carisma y lo que son; saben iluminar los caminos por donde van; no pasan desapercibidas, siempre son recordadas, y aunque dar luz implique entrega y desgaste, lo hacen con tanto amor, que superan cualquier brisa o huracán que intente su luz apagar.

Pero así como hay cosas que pretenden ser vistas y descubiertas, hay muchas otras que prefieren ocultarse en lo más profundo, donde nadie las vea; temores, emociones, reacciones, frustraciones, sentimientos… y las sumergimos en lo más oscuro de nuestro ser, o cuando las vivimos, nos apartamos donde nadie las pueda ver.

Esas son nuestras sombras, todo aquello que preferimos nunca decir ni mostrar; lágrimas que se escapan, tristezas, vacíos, soledad; amores callados, experiencias del presente o del pasado, fobias o temores, así como todo aquello que pueda dar muestra de fragilidad. Sucede también muchas veces, que por miedo a no ser valorados, o quizás por ignorar los tesoros que se nos han dado, sentimos que nuestra luz se ha apagado, y la convertimos en sombra, enterrándola en lo mas profundo de nuestro ser, hasta llegar nosotros mismos a olvidarnos de muchas cosas hermosas que hemos de poseer.

Has pensado: cuáles son tus luces y tus sombras?... cómo puedes hacer de tu sombra una luz?...

3 comentarios:

Rosa. dijo...

Tienes mucha razón, todos tenemos nuestras luces y nuestras sombras... y muchas de ellas ni siquiera las conocemos... o también suele pasar que descubrimos antes las segundas que las primeras.
¿Cuáles son las luces y las sombras de una misma?
Buena pregunta, pero difícil de contestar XD (aunque sea ante tí mismo) a veces hay sombras que ni ante tí mism@ te gusta reconocer...
Bueno, que me estoy enrrollando como una persiana... (como siempre).
¡¡Una reflexión muy interesante, Kary!!
¡Besos!
Rosa.

Anónimo dijo...

me parece descubrir en ti a mi mismo es increíble pero sucedió te leí y me vi a mi mismo sintiendo lo mismo es magia o realidad o nos reconocemos y sabemos lo que ocultamos solo esperando una señal los recuerdos que vuelvan que no estén mas sellados te sabes te intuyes pero algo me frena , los caminos son diferentes pero llegaremos al mismo lugar unos mas tempranos que tarde pero llegaremos

Saludos cordiales
sigue descubriendote

Kary dijo...

Gracias Anonimo... y si... la vida tiene mucha magia y la magia es real... somos nosotros los que nos cuesta creer en lo magico de todo... Ademas tienes razos, todoslos caminos aunque diferentes, llevan al mismo lugar... algun dia nos vamos a encontrar.