miércoles, 8 de agosto de 2007

LO QUE NO NOS MATA, NOS HACE MAS FUERTES

En la vida se enfrentan momentos de mucho dolor en los que creemos morir, porque sentimos que no hay más razones de existir, más aún cuando eso que tanto nos hace sufrir, tiene que ver con el amor…

El decir adiós a alguien especial; el perder a ese ser que tanto supimos amar, el experimentar la traición o el desamor, o darnos cuenta que simplemente lo que había se acabó; son de las muchas situaciones que generan depresión, absorben las fuerzas humanas, y rompe en mil pedazos el corazón. Cuando se entrega todo y al final nos damos cuenta que nos quedamos vacíos; porque simplemente nos dimos por entero y no recibimos nada; o quizás cuando habiéndonos acostumbrados a compartir cada día con ese ser que nos hacía ganarle la batalla a la rutina, nos llega el momento de separar los caminos y buscar por separados lo que nos depare el destino… llegamos a sumergirnos en la oscuridad sin poder ver nada claro, sin saber que sendero nuevo tomar.

En cada uno de esos instantes en que a pesar de sentirnos morir, si logramos vencer el dolor y no renunciar a vivir; habremos comprobado una vez más, que aquello que no nos mata, nos hace más fuerte y nos ayuda a superar experiencias aún más difíciles que nos toque algún día enfrentar. Ahí en esos momentos, mientras miramos a nuestro alrededor, todo parece seguir igual, nada se detiene, el mundo no deja de girar; pero en nuestro interior, al contemplar como se ha quebrantado el alma, sabemos que algo debe cambiar, nada volverá a ser como antes, porque en ese proceso de sanar y reparar, habremos obtenido una nueva inmunidad que nos va haciendo más fuertes y nos ayuda a crecer y madurar.

Lo que no nos mata nos hace más fuertes, es lo que también sucede cuando le ganamos la batalla a la enfermedad, el sentirnos bendecidos con un nuevo día que el Amigazo nos quiere regalar, para que hagamos realidad su sueño en cada uno de nosotros y la misión que nos supo confiar.

Ante la tristeza y la adversidad no debemos perder la esperanza de que todo eso tarde que temprano va a pasar, nada es para siempre, la noche no es eterna, la luz siempre vence la oscuridad; con Dios, aunque el dolor sigue siendo muy difícil de afrontar, su amor nos llena de fuerzas, nos hace invencibles y nada ni nadie nos puede derrotar; sin Dios todo pierde sentido, nos sentiremos vencidos y sin fuerzas ni ganas de luchar… por eso no podemos perder la fe ni soltarnos de la mano de Aquel que con y por amor nos quiso salvar.

Lo que no nos mata, nos hace más fuertes… no nos dejemos vencer, hemos sido creados para ser felices y hacer nuestros sueños realidad; simplemente hay que levantarse cada vez que se cae, reparar el corazón, sanar el alma, no negarse nunca la oportunidad de amar… cuando las cosas no salen como se quiere, cuando la vida sorpresas da, cuando todo parece incierto, aún en la fragilidad, en esos instantes de miedo, debemos lanzarnos a empezar de nuevo, todas las veces que sea necesario, y así volver a comenzar… teniendo muy presente que el dolor asumido con paz no deforma sino que renueva, hace crecer y ayuda la vida transformar.

2 comentarios:

ruben dijo...

muy hermoso y cuan cierto es esto que describes KARI,gracias por ponerlo en internet,estoy seguro que a ayudado y seguira ayudando a mucha gente,un abrazo desde santa rosa capital de la provincia de la pampa,argentina

Anónimo dijo...

buuuah....que bonito,enserio,me ha hecho pensar mucho en lo que de verdad tengo,y que cuando me pasan cosas malas de una manera o otra me acabare levantando... me encanta!!! un saludo
Megaan