domingo, 13 de mayo de 2007

LA MISION DEL MAESTRO: ENSEÑAR A LEER Y ESCRIBIR…

Había una vez un Maestro, que en medio de su humanidad; sentía que cada día, era simplemente uno y otro más. Su trabajo a veces se le convertía en rutina, papeles que llenar, situaciones difíciles para solucionar, casos imposibles, esfuerzos vanos que parecían invisibles para sus estudiantes y también para los demás… llegaba pensar muchas veces, que en estos tiempos podía ser mejor hacer cualquier otra cosa, menos enseñar…

En esa búsqueda del camino, intentó hablar en oración con Dios, y le dijo:
- Señor, tu que eres el Maestro de Maestros, dime con claridad; ¿cuál es realmente mi misión?; pon en mis manos las herramientas que me ayuden a realizarla a cabalidad.

Dios que siempre sabe como llegar y estremecer el corazón, le entregó dos cajas, una llena de lápices de diferentes tamaños, algunos sin punta, otros sin borrador; y en la otra, un buen número de cuadernos, habían nuevos, organizados, con sus hojas blancas y limpias, otros ya iniciados, también bastante avanzados, muchos de ellos desordenados, con hojas rotas, inconclusas, que inspiraban solo ganas de botarlos…

El Maestro desconcertado sin entender bien lo que Dios le quería decir le preguntó:
- ¿Qué quieres que haga con esto? ¿Acaso es lo que necesito para dar mi lección?... ¿si quieres selecciono los que estén buenos y nuevos, los otros los desecho, para que los trate de utilizar otra persona que quizás lo haga mejor?

Dios con una sonrisa, una mirada y un toque de nostalgia y amor le respondió:

- No te apresures, reflexiona bien, que en todo ello que ves ahí, está tu misión: la de enseñar a leer y escribir…
Cada cuaderno representa al alma de aquel niño o joven que se te ha confiado, están los cuadernos limpios, que al parecer no han sido estrenado, pensarás que es más fácil en ellos escribir; no vienen con historias que otros han marcado, de ti depende lo que ahí dejes consignado…

Y qué decir de esos cuadernos que aunque han recorrido muy pocos años, traen muchas de sus hojas escritas por otras manos; las hay de dolor, otras inconclusas que han dejado solo vacíos y desamor, hasta hay algunas que parecen historias de terror… los cuadernos de los adolescentes, son los que quizás peor están, hay hojas arrancadas por momentos vividos que prefieren no recordar, pero aunque esa hoja no se vea, ahí en el alma quedan los recuerdos de eso que les ha de atormentar; hay también ellos desamor y soledad… y como Maestro llegamos a pensar que es difícil y hasta imposible cambiarle el rumbo a esa narración y tratar de escribir en ellas un final feliz… he ahí nuestro mayor reto, aunque parezca imposible de realizar; el verdadero sentido y carisma de la educación, es la de redimir desde el amor.

En la otra caja encontrarás los lápices que ellos utilizan para aprender a escribir; es lo que tienen, lo que les han dado o simplemente lo que en el camino han encontrado; los hay de diferentes tamaños, los más grandes pueden ser los más cómodos y fáciles para enseñar; los más pequeños pueden a veces perturbar, hacen que se quejen de ellos, que los quieran cambiar o prefieran renunciar; están los que no tienen borrador, estos inspiran algo de temor, porque lo que se escriba con ellos no se puede borrar; hay lápices sin punta que algunos prefieren elegir, para no escribir los momentos tan duros que les toca a veces vivir; estos lápices dejan vacíos en el interior, que logra interferir con que se experimente paz en el corazón.

No importa que lápiz usen, de ti depende que con tu mano sobre su mano, muchas veces recorriendo un largo camino sin soltarlos, les enseñes a tomarlos y orientes sus trazos; aprendiendo a escribir en ellos como yo, derecho en renglones torcidos; o construyendo historias donde el protagonista sea el amor.

El Maestro tiene la misión de ser un escritor, que a la vez enseñe a leer y a escribir… de él depende que todas esas almas que encuentra a diario en el aula o salón, redescubran en los distintos acontecimientos que viven mis más grandes manifestaciones de amor; aprendiendo a leer en todo ello, mi historia de Salvación.

No puedes escribir lo mismo en cada cuaderno que recibas, cada uno tiene una historia para contar; el tiempo que lo tengas en sus manos dejará algo ahí grabado, ya sean páginas llenas de sueños y esperanzas, hojas vacías que inspiren soledad, u otras que sigan contando las tragedias que a diario se nos muestran en esas noticias que a la sociedad les gusta contar; simplemente porque fuimos indiferentes a ellas o porque perdimos la fe de poder darles otro rumbo y escribir en ellas una capítulo nuevo que les ayude a ver la luz en medio de la oscuridad.

No digas: “Yo no se escribir!, porque si confías en mí, seré Yo, el Maestro de Maestros, el que te sepa guiar y haré de ti una carta abierta escrita con el tinte del Espíritu para ser protagonistas de una historia de salvación”.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Este año me encuentro en la dificil tarea de dar clases de refuerzo a alumnos de compensación educativa. Es todo un reto. Son adolescentes y, además de encontrarse en una edad difícil,tienen unas historias realmente duras; algunos abandonados de pequeños por sus padres, otros con los padres presos, padres drogodependientes, que los maltratan... Yo como maestra cristiana me encuentro que no siempre es fácil tratar con ellos. Me gustó mucho su artículo, me pareció precioso. Dios le bendiga!

Anónimo dijo...

Su artículo es precioso. Dios le bendiga.

Anónimo dijo...

hola... la verdad me gusto demasiado esta reflexion del ser Maestro, pues ya que sé que dentro de muy poco llegare a ejercer mi labor como Docente o Maestra; de pronto tendremos como esa mirada de que al ejercer esta labor es muy dificil, tal vez, pero no debemos llegar con esta perspectiva, ya que en el momento de llegar a donde nuestros niños, tendremos que llegar como aquel amigo que les va a enriquecer sus conocimientos, y de una u otra forma no tendremos que ser solo docentes de salon de clases o aula como suele llamarsele, ya que aquel docente es el que tiene mas papeles para desenvolver, (amigo, guiador, orientador, y un consejero y ante todo inculcar en Dios) mas NO tenemos que ser aquel docente DICTADOR.
y muchas gracias por su reflexion.
Y sabemos que Dios esta presentes con todos. Dios les Bendiga y les de fuerzas y fortaleza para que continuen orientandonos con esas reflexiones.