lunes, 24 de diciembre de 2018

EL MEJOR REGALO



EL MEJOR REGALO...

En estos días las calles y almacenes parecen una locura; todos se aglomeran tratando de comprar los regalos para dar en Navidad; los ahorros se invierten, se gasta lo que hay y hasta lo que no se tiene; los árboles y botas navideñas están a reventar de obsequios; las propagan y ofertas invaden las redes y medios de comunicación; para muchos la Navidad es eso...

Por otro lado todo el mundo sube fotos de las obras que hizo, de los regalos que dió, de la ropa navideña que luce, de los alumbrados y arreglos que visitó; además que cada año surgen nuevos motivos y personajes que se apoderan de esta celebración; Papa Noel o Santa Claus con toda su corte de renos, duendes, y demás; arboles y bolitas navideñas, luces de colores, pesebres, todos se convierten en protagonistas de este tiempo tratando de mantener vivo el espíritu navideño.

Pero yo me pregunto, si en toda ese anhelo de dar y recibir, será que es posible mirar a donde más nos cuesta, desprendernos de lo más difícil que es dar o envolver, un abrazo de perdón y de paz, a esa persona de nuestra familia que se siente lejos, distante, por cosas de la vida, donde todos o nadie son culpables...

Hace tanta falta regalar palabras que acerquen, gestos que reparen y sanen, sonrisas que iluminen; todo esto no se vende en ninguna tienda, es gratis, pero vale más que cualquier regalo y cuesta tanto, que a veces se hace difícil darlo.

Si en Navidad celebramos el Nacimiento de nuestro Salvador; si los ángeles lo anunciaron diciendo: Gloria a Dios en el cielo y en las tierra paz a los hombres que aman al Señor”; digamos: FELIZ NAVIDAD a esa persona que más necesita escucharlo; a aquella con quien debemos hacer las pases.

Si fuimos capaces de comprar tantos regalos y de hacer feliz a muchos, demos el Paso y dejemos que el Niño Jesús nos llene de fuerzas y sabiduría para celebrar su venida con Amor y Paz, ese es el Mejor Regalo.

Aún estás a tiempo de regresar de donde te has ido, de llamar a quién hace mucho no llamas, de abrazar a quien tiene el corazón herido, de decir te amo a quién más anhela escucharlo...

Despójate de todo lo que te impide hacerlo, ahí en ese desprendimiento está la pobreza de un establo donde el Niño Jesús libre de peros y excusas, quiere nacer...

FELIZ NAVIDAD

lunes, 10 de diciembre de 2018

Y TU DE QUE PRESUMES?

¿Y TÚ QUÉ PRESUMES?

Vivimos en una sociedad que tiene desfigurada la escala de valores; gente a la que le gusta presumir y alardear de aquello que cree le hace ver o sentir superior, como si el valor de la persona dependiera de eso. Les gusta presumir de lo que tienen y hasta de lo que no; de lo que son y hasta de lo que aparentan ser; de lo que usan, de un apellido, del barrio donde viven o de la escuela en la que estudian, no por lo que en ella aprenden, sino por el valor costoso que tiene. 

En mi país, Colombia, en Cartagena, costa caribe, colonizada hace más de 500 años; nos quedó el eco de sentirnos más por un apellido o una clase social, y de querer presumir por cuantas personas tenemos a nuestro servicio, por las familias con las que nos relacionamos o por las limosnas que damos.
Qué mal se usan las palabras y que definiciones erróneas les hemos dado, al decir que una persona es de BIEN, por lo que tiene, y que otra es HUMILDE por lo que no; que se tiene CLASE porque aprendiste modales o te vistes de marca, aunque minusvalores a los que no; o que se llama de COLOR  a una persona morena, como si el blanco, que en realidad no es tan blanco, no fuera un color.

A la hora de la hora, el día en que muramos, los gusanos no van a notar eso, y todos terminaremos devorados o algunos cremados, quedando chamuscados, color negro o ceniza, y nadie se acordará de color fuimos y el apellido no se verá diferente escrito en la lápida, sólo valdrá la pena la historia que escribimos en las páginas del mundo, y en los corazones de quienes nos conocieron.

Le pido a Dios, que si de algo he de presumir, que no sea de mi apellido, sino de la familia que tengo, de los valores que vivimos; tampoco de los títulos obtenidos, sino de lo que hago con todo eso y con los dones recibidos; le ruego que no permita que caiga en la tentación de que me sirvan, sino que me enseñe a servir en silencio, y que nadie me lo agradezca, para que todo lo que hago quede escrito en el cielo.

No quiero ver mi nombre escrito en una lápida olvidada, sino en las páginas del mundo por aquellas cosas que pueda hacer y que trasciendan, que hagan mejor persona a quienes las conozcan o las lean.
Quiero presumir de aquello que hago y que otros disfrutan, de las risas que dibujo, de los corazones que me gano sin importar qué apellido tengan, de cada anécdota vivida, de los recuerdos que valen la pena mantener vivos, de las personas que amo y que son felices conmigo…  Presumo de los logros de mis alumnas y de las personas que están a mi lado, y no porque se deban a mí, sino porque me hace feliz ver que van creciendo y haciendo realidad aquello por lo que luchan y trabajan con esfuerzo; es eso lo que me hace sentir orgullosa de ellos. Presumo de lo que siento que me sale bien hecho, después de tantos intentos; de lo que aprendo a la fuerza, de lo que alcanzo cuando creía no poder hacerlo.

Y tú, qué presumes o de qué te sientes orgulloso?


domingo, 30 de septiembre de 2018

NO SE PUEDE FORZAR

No se puede forzar un sentimiento, porque se rompe por dentro; de estirarlo tanto a que de la medida; de forzarlo a que exprese lo que no quiere… Si un sentimiento es forzado, se revela, se quebranta, se muere.

No se pueden forzar los gestos, a que broten cuando no quieren, a que expresen lo que no sienten, a que surjan sino nacen… Los gestos forzados, pesan, golpean, están vacíos, no se sienten o duelen…

No se forzan las acciones, sino encuentran motivos para hacerse; lo que es forzado a realizarse, no se hace, siempre encuentra una excusa para esconderse…

No se puede forzar el destino, a que ocurra como queremos; no es forzado el amor, a que nazca donde no se siente; el perdón que es forzado no es sincero, solo aparente; todo lo que es a la fuerza, se revienta o se pierde…

Bien lo dice una Frase sabia, “Nada a la Fuerza, todo por la fuerza del amor”; que lo único que nos de fuerzas pero que no vaya a forzar nada, sea el Amor…


domingo, 16 de septiembre de 2018

SI ME VES, LO RARO QUE VES...

SI ME VES… LO RARO NO ES LO QUE VES, SINO LO QUE HE APRENDIDO
Si me ves, crees que soy rara por mi apariencia; pero en realidad, eso es lo que más se asemeja a ti.
Porque lo raro que hay en mí, es lo que he aprendido en la medida que vivo; es una cuota extra que poseemos. No soy fantástica ni especial; soy diferente y tu también lo eres, todos lo somos, y no por cómo nos ven, sino por aquello que no se ve, por lo que pensamos y sentimos; nuestra esencia es lo que ciertamente nos define.

Si me ves, crees que soy rara porque me veo distinta; por como camino, corro o bailo; te causa curiosidad verme subir a una silla, un vehículo o un peldaño; lo que no sabes, que lo que me hace rara, es la destreza que voy adquiriendo en cada esfuerzo y movimiento; aprendo a no rendirme aunque tropiece o caiga, y lucho por no renunciar, ni detenerme, ante ningún tropiezo u obstáculo.

Si me ves, crees que soy rara por mis capacidades diferentes, cada uno tiene las suyas, yo he descubierto las mías y las uso para enfrentar cada día los desafíos que se me presentan. Lo que me hace marcar la diferencia, es lo que he aprendido, los prejuicios que he perdido, el valor que le doy a los pequeños detalles, que son los que realmente valen la pena. Soy rara, porque todos los días tengo nuevos retos, me esfuerzo el doble ante lo que para ti puede ser más fácil hacerlo, vivo con naturalidad aunque tu crees que mi vida es anormal.

Si me ves, lo raro que ves en mí, no es mi apariencia, ni mis creencias, sino todo aquello que mientras vivo aprendo, asumo, valoro, disfruto, enfrento, supero, comparto y sigo… Esa es mi rareza…
Si me ves, lo raro es lo que aprendo, lo que me hace fuerte y me ayuda a crecer, en un mundo que vive de apariencias y más que ver, solo mira... KR (Si me ves, esta es mi escuela de la vida)

sábado, 15 de septiembre de 2018

HABLEMOS DE LO RARO...

Hablemos de lo raro, me dijo mi loca..
Lo raro que se atreve a marcar la diferencia en un mundo que impone modelos y modas…
Lo raro que no es común, pero si es natural y normal; porque lo que le hace raro es que supo asumir su vida de otro modo y cultivar ese don especial que descubrió y dejó brotar…
Hablemos de lo raro que embellece aunque no todo el mundo lo sepa apreciar tal cual, porque vivimos de apariencias y superficialidad…
Lo raro que mucha gente no entiende, porque no quiere desacomodarse ni atreverse a romper los esquemas que impone la sociedad y no le permiten ver más allá.
Hablemos de lo raro que expresa ese toque especial que Dios puso… que hace fuerte a quién más pruebas tiene y que en medio de todo lo que vive, expresa humildad y paz…
Hay rarezas incomprendidas, otras juzgadas, otras mal interpretadas; hay todo tipo de rarezas que simplemente ven el mundo con ojos de fe y esperanza; sueñan, confían, creen, no rompen reglas, solo esquemas; no hacen daño, pero si pueden incomodar a quienes no quieren darse cuenta que a veces hay que atreverse a ser raro, para no tener prejuicios, y saber marcar la diferencia…
Lo raro puede ser una expresión de Libertad, de esa que no condiciona, que vive y deja vivir en paz.
Jesús es un ejemplo de rareza, tanto que hizo de la cruz que en su tiempo fue signo de vergüenza, un camino de redención y su mayor prueba de amor…

domingo, 2 de septiembre de 2018

LA GRATITUD

La Gratitud tiene buena memoria, te hace recordar los nombres de aquellos que le han aportado a tu vida grandes cosas…
La gratitud grava en tu mente instantes únicos y momentos especiales, en los que al pensar en ello sonríes y experimentas el amor de Dios que se manifiesta en esos pequeños detalles.
La gratitud te permite sentirte bendecido y te enseña a valorar cada don recibido. 
La gratitud siembra en ti el deseo de hacer con otros el bien que algún día hicieron contigo.
La gratitud no es silenciosa, habla siempre de las cosas buenas y se contagia en quien te escucha dar gracias por ellas.
La gratitud es esa virtud que florece en los corazones que saben ver la grandeza de las cosas más sencillas y pequeñas.
Gratitud con Dios por cada don y regalo, que se convierte en Milagro…
Gratitud que a veces toma nombre propio, con aquellos que materializaron la bendición de Dios y le prestaron sus manos, para hacer viva su presencia en lo que dieron e hicieron.
La gratitud te permite siempre volver al lugar y al momento donde alguien te hizo sentir a Dios muy cerca, y sonreír.
Por tantos que llevo escrito en mi vida y por todo lo que hicieron, yo digo Gracias Dios, por manifestarte en cada uno de ellos. 

miércoles, 29 de agosto de 2018

LA OPORTUNIDAD...


Sucede que muchas veces decimos, tuve la oportunidad de hablar y no hablé, de actuar y no lo hice, de perdonar y no perdoné… Tuve la oportunidad de viajar, de estudiar, de dar ese paso, y no lo dí…

Tuve la oportunidad en mis manos, en mis ojos, en mis narices y la dejé ir…

Cuando tengamos una oportunidad, es porque es el momento oportuno; no es el azar, ni es suerte, es una bendición, un regalo, un don que se nos da y no se repite igual.

Si se nos presenta otra oportunidad, es porque somos realmente privilegiados; pero aún así, hay quienes no lo saben valorar y la dejan pasar.

El tiempo que se va, nunca regresa y se lleva consigo la oportunidad que nos da; el tiempo que se nos regala, es de por sí una nueva oportunidad y con el nos regala la posibilidad de Vivir lo que se nos tiene reservado.

Miremos la oportunidad, busquemos la oportunidad, demos y démonos esa oportunidad, y no las dejemos escapar, quizás no haya más oportunidad.

domingo, 5 de agosto de 2018

SI ME VES... LOS OJOS SON EL ESPEJO EN EL QUE MUCHAS VECES NOS VEMOS



EN LA VIDA, SIEMPRE BUSCAMOS ESPEJOS EN LOS QUE NOS VEMOS,
PARA DEFINIRNOS Y APRENDER A AUTO CONOCERNOS…
A lo largo de nuestra vida, el concepto que forjamos de nosotros mismos surge de aquello que percibimos, cuando nos vemos en el espejo.
El primer espejo en el que nos miramos, son los ojos de mamá, nos sentimos como ella nos ve, percibimos los sentimientos que le brotan desde el primer momento en que nacemos y en la medida que vamos creciendo.
Si en su mirada hay sobreprotección, nos vemos débiles e incapaces, dependientes e inseguros…
Si ante una condición especial, a mamá le da miedo o le cuesta aceptar esta realidad; sus temores se harán nuestros, y nos dará temor vernos en otros espejos, creceremos con miedos y complejos.
En los ojos de nuestro padre, también tenemos un espejo; si se ha ido y nunca nos vimos a través de sus ojos, la imagen que vemos de nosotros mismos siente en el fondo que algo le falta, es inestable y vacía.
Pero si en los ojos de papá, hay amor y orgullo, confianza e impulso; la imagen que iremos viendo en nuestro propio espejo, será firme, con los pies en la tierra y la mirada en el cielo.
Y poco a poco, en la medida que vamos creciendo, nos vamos viendo en otros espejos, en esos que vamos encontrando en los ojos de las personas con las que vamos coincidiendo; en la familia, en los amigos; la imagen que se va dibujando, se va complementando, en los ojos de la sociedad, lo que percibamos en ellos puede afectarnos o tal vez no, si ya sabemos lo que somos, tenemos y queremos.
Ya cuando nos vemos en nuestro espejo, con nuestros mismos ojos, luego de irnos descubriendo y forjando de nosotros un concepto; aquello que vemos y rechazamos en nosotros mismos, eso nos cuesta aceptar en los demás. Y aquello que valoramos y convertimos en nuestra fortaleza, es lo que nos va a ayudar a hacer nuestros sueños realidad. 
Antes de decirle algo a alguien, de su forma y figura, piensa que tus ojos son quizás el espejo en el que se está viendo y lo que le digas puede hacerle bien o mal.
No dependemos del qué dirán, pero si no hemos logrado vernos en el espejo ideal, podemos vernos simplemente a través de los ojos de alguien más.
Lo ideal es aprender a vernos con los ojos de Dios, y encontrar en ellos el mejor espejo, porque la imagen que allí descubrimos, es la que nos permitirá entender el por qué estamos en este mundo.
A través de los ojos de Dios, aprenderemos a amarnos realmente como somos y no depender de la manera como nos ven los demás.

domingo, 24 de junio de 2018

EN EL MUNDO DE LAS PASIONES...

Estamos en la era de los apasionados; donde celebramos con euforia los triunfos; y rechazamos sin tolerancia los fracasos…
Es el tiempo, donde el que hace algo bueno y grande es ensalzado; pero si alguno la embarra es con todo el furor del mundo y de las redes condenado.
Es el momento donde luchamos por Causas que no conocemos, por aquellas que justifiquen lo que hacemos o que nos sensibilicen desde dentro.
Vivimos de tantas pasiones, donde con tal de hablar de lo que todos hablan, hablamos, aunque no tengamos ni idea de lo que están viviendo y sintiendo.
Nos apasiona lo de afuera cuando se hace moda, y lo de dentro cuando habla de triunfo y de Gloria.
Somos tan apasionados que si nos toca tirar una piedra, tiramos cuatro, y si nos piden hablar de nuestros pecados fingimos demencia o decimos que hoy todo es normal y todo el mundo lo hace.
Y todas esas pasiones a Dios lo culpamos de lo que hacen los seres humanos, porque es más fácil ser ateo que dejar de creer en los modelos que otros nos han impuestos.
En el mundo de las pasiones, todo es furor y pasajero, porque así son las pasiones, circunstanciales, casuales, de moda y de momento.

viernes, 15 de junio de 2018

AHORA QUEREMOS QUE TODO SEA PERMITIDO...

Porque según, exigir y defender nuestros derechos, es quitar todo límite y poder hacer lo que sea, sin rendirle cuentas a nadie, tenga las consecuencias que se tengan.
Y es que los que imponen las normas, no las cumplen, por eso, mejor las quitan, para que nadie les diga nada de su deshonestidad.
Y aquellos que hablan de derecho, omiten sus deberes, prefieren pelear porque todo sea permitido  y que no se les exija nada.
Y fue así, que se acabó primero el amor y el respeto a Dios, porque la humanidad se encargó de fabricarle una imagen de juez y no de Salvador.
Y en todo ello, dejamos de amarnos, porque al querer legalizar todo lo que daña y mata, lo que queremos es poder hacer lo que queramos, con nuestro cuerpo, con nuestras acciones, con nuestras palabras.
Y si no amamos a Dios, ni a nosotros mismos, menos podemos hablar de amar al otro; lo que decimos amar del otro, es lo que nos da, los que nos hace sentir y vivir; pero ese amor va en una sola línea, porque ya nadie quiere comprometerse, sino exigir derechos, ya nadie quiere un amor para siempre, sino asegurar la manutención y los bienes…
Y es ahí donde las familias ya son escasas, ahora son solo grupos de personas que casi no se ven, ni se conocen, ni se hablan, solo cumplen, se muestran, nada más…
Y el sentido de pertenencia ha muerto, porque quien no tiene un hogar del cual se sienta parte, no siente que pertenece a ningún lugar, por eso ya nadie ama su colegio, su trabajo, su equipo… Se ama son los beneficios que se les ofrecen, los derechos que tienen, sin exigir deberes, porque nadie quiere que exista una norma, ni límites…
Y el que roba quiere que sea permitido robar, y el que se droga quiere que la droga sea legal, y el que se emborracha, lucha porque el alcohol sea permitido, ahora el que mata quiere que matar no se penalice y así, a dónde vamos a parar?
Y esos 10 mandamientos que se resumían en uno, ya no se cumplen… se critican, se pisotean, se rechazan…
No es cuestión de religión, es cuestión de humanidad, de ética, de moral, esos conceptos ya hoy no se dan…
Ya no se puede decir: “Quien esté libre de pecados, que tire la primera piedra”… sino parece que se dijera: Quien quiera pecar y juzgar, que apedree a los demás… y ahí estamos, en una guerra campal, donde todos estamos contra todos, donde cada quien dice tener la razón, donde a nadie le importa el otro…
La única crueldad que se rechaza es la crueldad animal… Ya los niños no pintan familia, pintan a sus mascotas, y a la hora de rezar, hasta por ellos quieren orar porque no tienen por quien pedir o agradecer…
¿Y si con la misma fuerza que exigimos los derechos, nos auto exigimos con nuestros deberes y nuestra responsabilidad?...
Y en un mundo en el que todo está permitido, legalizarlo todo es la salida más fácil…
Es mi visión, no es verdad absoluta, es mi reflexión personal... Y como dice Mafalda, que paren el mundo, que yo me quiero bajar…

lunes, 11 de junio de 2018

SIRENA O BALLENA

Un Gimnasio puso un anuncio espectacular que decía lo siguiente: Este verano, ¿qué quieres ser? ¿Sirena o ballena?
Una mujer que les envió su respuesta dijo por correo electrónico:
"Ayer vi un cartel con una foto de una chica en un escultural bikini y con la frase de este verano, ¿qué vas a ser? ¿Sirena o ballena?

Respuesta: Las ballenas están siempre rodeadas de amigos. Las ballenas tienen una vida sexual activa, quedan embarazadas y tienen hermosas crías {ballenatos}. Las ballenas amamantan. Las ballenas están por ahí recorriendo los mares y conociendo lugares interesantes como la Antártida y los arrecifes de coral de la Polinesia. Las ballenas tienen amigos delfines. Las ballenas se alimentan de krill y plancton a llenar ., Las ballenas tiran chorros de agua y juegan mucho. Las ballenas cantan muy bien. Las ballenas son enormes y casi no tiene depredadores naturales. Las ballenas están bien resueltas, SON HERMOSAS y SON AMADAS. En cambio las sirenas NO EXISTEN... Si existieran vivirían en crisis existencial: ¿Soy un pez o un ser humano? No tiene hijos porque matan a los hombres que están encantados por su belleza. Su reproducción seria como los peces sin contacto físico, sin amor. Son hermosas, pero viven tristes y solas por siempre ... Estimado Gimnasio, ¡prefiero ser una ballena!. (Desconozco su Autor) 

💞😉


martes, 5 de junio de 2018

UN AÑO MÁS DE VIDA, UN AÑO MENOS DE UN SIGLO VIVIDO

UN AÑO MAS DE VIDA, UN AÑO MENOS DE UN SIGLO VIVIDO…
Cada año reflexiono en lo que significa Cumplir años, encender velas, pero no querer apagarlas, para que entre más sean, más me iluminen mi camino…
Contemplar en mi cuerpo el paso de los años, porque a mi edad se le tiene miedo a las 3 C, que decía un sacerdote amigo, un catarro, una caída y una ca….da, porque son delicadas y pueden llevarnos al hospital de una.
Pensar, de qué color era mi cabello, si castaño o blanco… Y saber que ahora no camino con dos piernas, sino con tres y mi tercera pierna tiene cuatro pies y se llama Pablo.
Experimentar, aunque no lo crean, las malas jugadas de mi memoria, que en personas despistadas y distraídas como yo, se hacen más notorias.
Pero con Un año menos de un siglo vivido, la ventaja de no haber crecido, es que mi niña interior no se ha ido, se alimenta y se nutre de los niños y niñas del cole, que me contagian de sus cosas… y no es que haga niñerías, es que me favorece el tamaño para hacer travesuras y no piensen que las hizo una vieja de casi medio siglo, sino que las hizo Kary y ahí si que no coordina la edad, con el peso y la estatura.
Pero lo que más he pensado en este nuevo cumpleaños, es que quiero dejar muchas letras regadas, escribir lo que más pueda, regarlas por todos lados, ojalá pueda publicarlas en un libro y verlas en librerias del mundo…
Me hace feliz cuando alguno toma una de mis charlas con mi loca y las hace suya, cuando veo mis karynadas por todos lados, cuando alguien me dice que mis palabras llegaron justo a tiempo, que pude escribir lo que pensaban y sentían, que quizás entendieron lo que tanto se cuestionaban, y que usaron mis letras para dárselas a alguien más… entonces me doy cuenta que un año menos que un siglo no ha sido en vano y que el día que tenga que irme, mis letras me habrán quizás inmortalizado…
Algo más de lo que pensé y di gracias fue por todas esas personas que han escrito su nombre en las páginas de mi vida, esas que mi memoria aunque falla, nunca los olvida, aunque no les vea hace mucho o muy poco, si las recuerdo con nombre propio, es porque son parte de mi historia y algo han escrito o me han ayudado a escribir en alguno de los 49 capítulos que he vivido…
Al Amigazo Gracias por lo que me da y me doy cuenta, por lo que me regala y quizás no percibo, por lo que me evita y quizás le reclamo por necia, por lo que me hace vivir aunque a veces no lo entienda; El es quien escribe derecho en mis renglones torcidos…
Ahora a vivir este año jubilar que me prepare para mi Medio Siglo.